Estrías, lo que nadie te cuenta de ellas

Todos identificamos una estría, una pequeña línea en la piel que suele tener rojizo o plateado, y que siempre sale en los lugares menos indicados. Pero poco más sabemos de este problema tan común.

Para ponerle remedio, vamos a explicar todo lo que nadie te cuenta de las estrías, qué son realmente, cómo se forman, y como tratarlas de forma eficaz.

 

Las estrías son pequeñas cicatrices que aparecen en nuestro cuerpo cuando hay una rápida distensión. La piel está formada por dos proteínas estructurales llamadas colágeno y elastina, que nuestro cuerpo va creando según la necesidad. Pero cuando la piel se expande o encoge rápidamente, no da tiempo a crear colágeno y elastina a la misma velocidad y se forma una estría por la rotura del tejido.

 

Esta expansión o encogimiento del cuerpo se puede deber a muchas razones, aunque la más común es el embarazo, seguida de la pubertad, la pérdida o el aumento de peso, o un rápido aumento de la masa muscular. Para decirlo sin rodeos: todos los cuerpos se estiran por una u otra razón, así que la mayoría de las personas tienen estrías en en algún momento de su vida.

 

De hecho, los estudios muestran que hasta el 90 por ciento de las mujeres embarazadas, el 70 por ciento de las adolescentes mujeres y el 40 por ciento de los adolescentes varones desarrollan estrías.

 

Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque es muy poco probable que aparezcan en la cara. Están más presentes donde se almacena la grasa y donde se producen los mayores cambios corporales. Las áreas más comunes son el abdomen, los senos, las nalgas, los muslos, o la parte inferior y superior de los brazos.

 

Seguro que has oído que solo las personas con sobrepeso u obesas tienen estrías, pero esto es totalmente falso. Realmente no importa tu peso o constitución morfológica, hay personas muy delgadas y ejercitadas que tienen estrías, y también pasa al revés. Esto es fácilmente entendible si sabemos porqué se forma esta cicatriz.

 

Pero puede que tengas suerte, la genética también influye en la probabilidad de tener estrías o no, así que si tienes unos buenos genes y tu familia no es propensa a esta afección, lo más probable es que tú no las tengas.

 

No todas las estrías son iguales, pues el tono de piel de cada individuo determina el grado de aparición y el color de la cicatriz. En pieles curtidas o más oscuras, las líneas serán más claras que la piel circundante, mientras que para las personas claras, las marcas serán rojas o rosadas. El color también puede variar con el tiempo. Lo más probable es que se desvanezcan con el tiempo, tornándose más plateadas a medida que las células pierden su producción de pigmento.

 

¿Qué hay de su tratamiento? Los expertos están de acuerdo, la prevención es la clave. Puedes tratar de reducir el riesgo de su aparición hidratando tu piel todos los días, comiendo alimentos ricos en vitamina C para mejorar la reparación de la piel y, por supuesto, no engordar rápidamente.

 

Aunque muchas veces, no importa lo que hagas para prevenirlas, acaban apareciendo. Para eliminarlas tienes varias opciones. La web Cuidadoyestilo.com da varios consejos sobre cómo quitar las estrías de forma rápida y eficaz, utilizando todos los tratamientos disponibles ahora mismo en el mercado, como cremas antiestrías, láseres, microdermoabrasión, o incluso algún que otro remedio casero.

 

Aunque también puedes decidir no tratarlas y aprender a vivir con ellas, incluso interioridad el hecho de que las estrías también son bonitas, y enorgullecerte de lo que significan. En lugar de avergonzarnos de nuestras estrías, celebrémoslas, ya que son un signo de que hemos vivido, experimentado y desarrollándonos.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: