Éste sí es el síndrome post-vacacional...