Estado de alarma sin Internet: 786 alumnos salmantinos carecen de conexión para seguir las clases
Cyl dots mini

Estado de alarma sin Internet: 786 alumnos salmantinos carecen de conexión para seguir las clases

Uno de cada 60 alumnos matriculados en etapas obligatorias carece de una conexión a Internet adecuada para seguir las clases por vía telemática.

Salamanca es una de las provincias donde más alumnos están afectados por la falta de una conexión correcta a Internet, y que les ha dejado fuera del sistema habilitado para seguir las clases durante el estado de alarma. Según los datos de la consejería de Educación, en toda Castilla y León son 4.300 los alumnos afectados de los cuales Salamanca tiene 786. Solo una provincia, Palencia, con 790, tiene más alumnos en esta situación. Según los datos de la consejería de Educación, en Salamanca están matriculados 47.080 alumnos en los niveles educativos obligatorios, entre centros públicos y concertados: los afectados son uno de cada sesenta.

 

Desde que hace ya más de un mes se decretara el estado de alarma y se suspendieran las clases, los alumnos de Castilla y León han podido seguir con la docencia con cierta normalidad gracias a la rápida reacción de Educación y profesores para desarrollar plataformas y tareas adaptadas a las nueva situación. Pero había dudas sobre si muchos alumnos, especialmente en el mundo rural, podrían continuar con las clases telemáticas.

 

Como ha confirmado la consejería, durante las primeras semanas de confinamiento algunos alumnos han tenido que mantener el contacto con sus profesores a través de otros mecanismos, el teléfono principalmente, por falta de acceso a internet.

 

El problema no es tanto la falta de dispositivos (ordenadores, portátiles, táblets o teléfonos inteligentes), sino la falta de una buena conexión por falta de infraestructuras. Eso ha afectado, según la consejería, a 4.300 alumnos. La solución, comprar 4.600 tarjetas de Internet móvil que sumar a 1.700 que fueron cedidas, para propocionarlas a estos alumnos.

 

Durante los últimos días ya se han repartido 690 entre alumnos de Bachillerato y FP de Grado Medio y Superior. Esa partida de tarjetas, de la compañía Movistar, la facilitó el Ministerio de Educación y Formación Profesional. Además, en las próximas jornadas se entregarán otras 1.000 que Vodafone ha puesto a disposición de la Consejería de Educación. A las que hay que sumar otras 2.600 que ya está comprando la Junta de Castilla y León.

Noticias relacionadas