Estable y sin experimentos: por qué el calendario escolar de Castilla y León es casi calcado cada curso
Cyl dots mini

Estable y sin experimentos: por qué el calendario escolar de Castilla y León es casi calcado cada curso

La consejería de Educación ha optado por una serie de bases como las vacaciones de Semana Santa o un inicio y final de curso casi 'copiado' cada año que dan como resultado un calendario muy parecido. Estos son los motivos.

Miles de alumnos y familias ya saben desde esta semana cuándo empezará el próximo curso escolar en Castilla y León, algo que se había demorado este año condicionado por el parón por todo el proceso electoral, pero que ha terminado con un calendario realmente muy parecido al del curso pasado y, lo más característico, sin grandes sorpresas. Y es que esta es una de las cualidades del calendario escolar de la educación autonómica, un documento que varía lo justo en función de festivos y de cuándo coinciden las vacaciones de Semana Santa, que es lo único que cambia de año en año, y que es ajeno a los vaivenes y también a los experimentos. Este es el proyecto de calendario del curso 2022/2023.

 

Sin ir más lejos, este año varias comunidades habían decidido adelantar la fecha de inicio de curso y también había cambios para aplicar la nueva ley educativa, que entra a funcionar a partir del próximo curso con elementos que modifican cuestiones como los exámenes de recuperación. Pero ni por esas Castilla y León ha cambiado su línea, aunque la disposición del calendario anual y de los festivos ha ayudado.

 

El inicio de curso, el 9 de septiembre para Infantil y Primaria y el 14 para ESO y Bachillerato, es casi calcado al de el pasado septiembre, cuando las clases empezaron el 10 y el 15. A pesar de que para el próximo curso varias comunidades han optado por adelantar hasta el 5 ó 6 de septiembre el arranque de curso, Castilla y León no lo ha hecho; en Extremadura, donde ha optado por anticipar al 6 de septiembre el inicio del curso, se ha generado una importante polémica que aquí se evita. El fin de curso previsto para 2023 es idéntico al de este 2022, 23 de junio.

 

Navidad y Semana Santa

Tampoco hay cambios sustanciales para las vacaciones, ni en Navidad ni en Semana Santa. Las navideñas son casi calcadas, del 23 de diciembre al 9 de enero de 2023 (este curso, del 23 al 10) y se repite el esquema: fin de clase tras el día de la Lotería y vuelta el primer lunes tras Reyes.

 

En el caso de las de Semana Santa, es más complicado ya que giran en torno a los festivos de Jueves y Viernes Santo que varían cada año, ya que se fija en función de las fases lunares. Sin embargo, hace años que se estableció un criterio que se ha mantenido: que las vacaciones coincidan con la semana central de procesiones. Años atrás solían variar y colocarse por delante o por detrás en función de fechas, teniendo en cuenta la carga de días y lectiva de cada trimestre. Eso llevó a que llegaran a prolongarse muchos días después de la semana de los festivos, algo que complicaba la conciliación, aunque se daba (y se sigue dando) la opción a los centros de poder cambiarla, cosa que se hizo en ciudades muy marcadas por las celebraciones como Zamora. Al final, se decidió ponerlas siempre para coincidir con la de Jueves y Viernes Santo, aunque eso también provoca algún problema, como una carga desequilibrada entre trimestres.

 

El próximo curso serán del 30 de marzo al 9 de abril: se empiezan las vacaciones un jueves y se regresa después del Domingo de Resurrección, exactamente el mismo esquema de este curso, aplicado a fechas muy dispares, ya que este 2022 ha sido una Semana Santa muy tardía, pero el resultado han sido los mismos 11 días de vacaciones.

 

Nueva ley

Tampoco ha influído de cara al próximo curso la aplicación de la nueva ley educativa, que elimina los exámenes de recuperación en septiembre que se celebrarán ese mes por última vez este curso: el próximo ya serán en junio. Eso podría haber animado a empezar el curso antes tras el verano ya que se recorta actividad en septiembre, pero no ha sido así. La actividad en los centros volverá a empezar el 1 de septiembre como siempre, también condicionada por el momento en el que se reparten los destinos de los interinos.

 

El calendario escolar también ha sido ajeno a algunos experimentos, como el calendario de las cinco vacaciones de Cantabria. La comunidad limítrofe decidió aplicarlo hace ya un par de cursos y en Castilla y León se generó un debate al respecto, incluso algún sindicato solicitó girar hacia un modelo en el que pesaran sólo los criterios académicos, que recomiendan este tipo de períodos lectivos múltiples interrumpidos por descansos de una semana, que tiene también sus complicaciones a nivel de conciliación. La Junta nunca consideró hacerlo, una prueba más de la apuesta por una estabilidad.

Comentarios

Para pucelano 15/05/2022 19:08 #4
No lo pillas!
pucelano 15/05/2022 15:26 #3
Pues podemos poner las vacaciones de Semana Santa en octubre, y el puente del Pilar en enero. Para no coincidir todos. De risa.
Reverendo 15/05/2022 13:23 #2
De acuerdo con 1. Antes las vacaciones de semana santa eran los 2 festivos y toda la semana siguiente completa. Aparte de ser más barato para el que se quisiera ir por ahí, era mucho mejor para cogernos vacaciones los curritos, ya que cogías la semana entera con 7 días de vacaciones. Ahora, en las empresas que cuentan días naturales y no laborales, como los festivos están en medio, te los cuentan. Total que pierdes 2 días con la broma.
Vacaciones de Semana Santa 15/05/2022 10:52 #1
Podían hacer como antes, e ir alternando. Puro egoísmo de los fans de la Semana Santa. Las vacaciones son mucho peor, está todo lleno de gente y mucho más caro. Mientras que si son en la semana siguiente, es diferente.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: