España 'tapa' las ansias de los independentistas