España se derrumba frente al muro australiano y espera con ansia a Lyttle

MAL INICIO. Una horrible primera mitad condicionó a la selección española, que se desesperó ante el espectacular acierto en el lanzamiento de la campeona del mundo.
ISABEL DE LA CALLE

No estuvo ayer la selección española al nivel que se la presupone o, al menos, al que ayer marcó Australia, actual campeona del mundo.

El rival de la selección española fue una auténtica apisonadora en tareas ofensivas, con muchos recursos tanto exteriores como interiores, que maniataron el trabajo de las nacionales para desesperación del seleccionador español, José Ignacio Hernández.

Australia, además, llegó a este encuentro con bajas muy importantes, prácticamente de sus jugadoras más importantes, ya que Belinda Snell y Penny Taylor no se vistieron de corto por lesión y Lauren Jackson, reciente campeona de la WNBA, aún no se ha incorporado al equipo.

Sin embargo, el conjunto aussie es un bloque compacto, físicamente superior al español y que pudo con las locales desde el inicio. Y es que a su mejor físico, las australianas sumaron ayer un tremendo porcentaje en el tiro exterior, contra el que las españolas nada pudieron hacer.

Y es que a España ayer le faltó peso en el interior desde el primer minuto del encuentro y jugadoras como Cambage (5/5 en tiros de dos al descanso) no tuvieron rival con las cuatro postes nacionales en la pintura. Y es que, salvo Anna Montañana, ninguna de las otras tres está al mejor nivel internacional, por lo que de nuevo los problemas de la selección en el Mundial vendrán de nuevo por ahí, al menos hasta que Lyttle se adapte y consiga aportar su mejor nivel al juego español.

Pero si las interiores no estuvieron especialmente acertadas, el juego exterior español, donde se acumula la mayor parte de su calidad, tampoco estuvo muy acertado. En la dirección, José Ignacio dejó ayer bien claras sus preferencias y esas dejan a Silvia Domínguez fuera del Mundial. La capitana de Avenida no saltó a la cancha hasta el último cuarto, por lo que su baja está más que clara. La primera opción del salmantino como base es Laia Palau y Nuria Martínez como segunda. Después cuenta con Aguilar para dar descanso a las más habituales.

Como aleros, ayer la selección funcionó mejor con la velocidad que imprimió al juego Torrens, si bien es cierto que Cruz ha estado renqueante con dolores musculares toda la semana. Marta Fernández fue la elegida ayer para no forzar muchos minutos, mientras que Valdemoro no tuvo su día de cara al aro rival.

Por supuesto este equipo debe cambiar de cara al Mundial, sobre todo gracias a la incorporación de Sancho Lyttle que será importante tanto por su trabajo interior como por los huecos que obligue a abrir en las defensas y de los que se van a aprovechar las exteriores.

Los veinte puntos de renta fueron la diferencia habitual en el luminoso del Multiusos Sánchez Paraíso, si bien las españolas estuvieron en partido más durante la segunda mitad, también en parte por la lógica relajación de las australianas que se proclamaron finalmente dignas campeonas del torneo internacional.