España se cita hoy con su historia con Francia como último obstáculo

LUCHA POR MEDALLAS. El conjunto ahora dirigido por José Ignacio Hernández nunca ha superado el quinto puesto en un Mundial. EL RIVAL. Las ausencias de Gruda y Gomis han marcado al equipo
I.de la Calle
La selección española femenina llega hoy con la mejor predisposición a los cuartos de final del Campeonato del Mundo donde se medirá a Francia, el último escollo para entrar de lleno en la lucha por las medallas.

Ganar a la selección francesa supone, además, superar la mejor clasificación que el equipo español ha conseguido en una cita mundialista, que han sido dos quintos puestos en los Mundiales de Alemania en 1998 y China en 2002.

El equipo español llega a la cita clave habiendo ofrecido una buena imagen en general durante las dos primeras fases de grupos, aunque lo hace también justo después de haber caído en el único encuentro del torneo, frente a Rusia el miércoles. En este encuentro, la selección dirigida por el salmantino José Ignacio Hernández firmó un gran juego, aunque no pudo redondear el encuentro con una victoria al llegar apenas sin fuelle al tramo final del mismo. El acierto exterior de la nacionalizada Becky Hammon también fue definitivo para que las españolas se quedaran a las puertas de ser primeras de grupo.

Esta derrota, sin embargo, no tratoca demasiado los planes del equipo nacional, ya que la única variación que hubiera existido estaría en el posible rival de la semifinal. En estos momentos será Estados Unidos (si, como todo parece indicar, gana a Corea) y en caso de haber pasado como primeras de grupo hubiera sido Australia (que igualmente debe vencer a República Checa para disputar las semifinales del Mundial).

En cuanto al choque de hoy frente a Francia, la gala es una selección perfectamente conocida para las españolas que, sin embargo, han llegado a este Mundial con las bajas de última hora de su estrella, la poste Sandrine Gruda y también de Emilie Gomis. De hecho, el seleccionador galo Pierre Vincent, había dejado fuera del equipo a Marielle Amant y Johanne Gomis y tuvo que volver a repescarlas para el Mundial.

Las vigentes campeonas de Europa no serán un equipo fácil de vencer, ya que a pesar de que están en pleno cambio generacional, tienen un estilo de juego muy definido por su entrenador, que pasa por hacerse fuertes desde la defensa y realizar un baloncesto muy intenso.

Entre Hernández y Vincente, sin embargo, no habrá sorpresas, ya que ambos se conocen sobradamente de la Euroliga en la que ambos han defendido los colores de Bourges, Avenida y Cracovia.