España busca el protagonismo perdido en medio de la incertidumbre
Cyl dots mini

España busca el protagonismo perdido en medio de la incertidumbre

Morata

La selección española de fútbol acude a la EURO 2020 rejuvenecida con un proyecto de cara al Mundial pero sin querer renunciar a una Europa a la que llega inmersa en la incertidumbre generada por el coronavirus y por la falta de regularidad ofensiva.

Alejada del primer foco internacional en los tres últimos grandes torneos (Mundial 2014, Eurocopa 2016 y Mundial 2018), España se presentará en la cita continental con 'menos' presión y dispuesta a mostrar con regularidad las buenas maneras que ha dejado desde la llegada del técnico asturiano al combinado nacional, favorita en un grupo que comparte con las rocosas Suecia y Polonia, y Eslovaquia.
 

Luis Enrique fue el elegido para ocupar el hueco que dejó abruptamente Julen Lopetegui antes de empezar la última Copa del Mundo, a la que la triple campeona continental llegaba con muchas esperanzas de brillar por lo ofrecido durante la fase de clasificación. Finalmente, los penaltis ante la anfitriona Rusia la apearon en octavos, la misma ronda que no superó en la última Eurocopa, desarbolada por Italia (0-2), ambas, de todos modos, mejores actuaciones que la de Brasil en 2014, donde ni siquiera superó la fase de grupos y fue el inicio del fin de la mejor generación que ha dado el fútbol nacional.
 

Y bajo el mando del de Gijón, la selección española espera brillar en esta Euro, aunque de nuevo los problemas en los que parece estar inmersa desde junio de 2018 añadan algo más de incertidumbre. En esta ocasión, es el coronavirus el que está siendo un quebradero de cabeza a días de debutar en el torneo ante Suecia, con dos casos positivos, de Sergio Busquets, pieza importante en el engranaje, y de Diego Llorente, y el consiguiente aislamiento y fin de los entrenamientos en grupo, una alteración que provocará que la campeona del mundo de 2010 no llegue lo engrasada que se esperaba.
 

En lo deportivo, el combinado nacional ha ofrecido desde 2018 luces y sombras, tanto en la primera etapa de Luis Enrique, como en la posterior de Robert Moreno y en la segunda del asturiano, que afronta su primera gran cita internacional y que ha impregnado su estilo ya desde el principio su estilo de juego, aferrado a un 4-3-3 casi inamovible, con la posesión y la presión alta como señas de identidad, y con el gol como asignatura pendiente.
 

La fase de clasificación para esta Eurocopa, en la que se alternaron el asturiano y su entonces ayudante, ya evidenció esta pequeña irregularidad. No perdió ninguno de sus diez partidos, con ocho victorias y dos empates, y acabó primera, pero tampoco deslumbró en un grupo asequible que compartía con Suecia, Noruega y Rumanía.
 

Tampoco sobresalió en la primera edición de la Liga de Naciones, donde tras un buen inicio con victorias en Wembley (1-2) y ante la subcampeona del mundo Croacia (6-0), perdió sus otros dos partidos y no accedió a una 'Final a Cuatro', algo que sí logró en su segundo intento, donde alternó de nuevo buenas actuaciones con otras no tan buena, pero donde dejó para el recuerdo un descomunal 6-0 a Alemania en La Cartuja,
 

UN EQUIPO JOVEN
 

Esta gran victoria reflejó la mejor versión de la 'Roja' a nivel futbolístico y es la que abre la puerta a la esperanza a llegar lo más lejos posible en este campeonato. Sin embargo, tras esa exhibición en noviembre de 2020, el inicio del camino hacia el Mundial de Catar no fue tan brillante con empate en casa ante Grecia (1-1), sufrimiento en Georgia (1-2) y poca lucidez ante Kosovo (3-1). Una España con dos caras, pero que domina la pelota, arriesga en la presión y no concede demasiado al rival, señas que hacen que Luis Enrique transmita optimismo.
 

El técnico asturiano ha querido también sacar el máximo partido a la gran cantidad de futbolistas que tiene a su disposición. De hecho, de la última convocatoria, tras la inesperada ausencia de Sergio Ramos, ya no queda ningún superviviente del triplete histórico y solo 'Busi', si puede llegar, sabe lo que es ganar algo con la selección.
 

El seleccionador acometió una renovación mirando también al próximo Mundial y no le tembló el pulso para introducir jóvenes pujantes de la Sub-21 campeona de Europa en 2019 como Dani Olmo y Mikel Oyarzabal, además de Pau Torres (24), Ferran Torres (21 años), Eric García (20) o Pedri (18) que dieron el salto a la Absoluta sin apenas pasar por el último escalón y que han llegado para aportar su frescura y calidad.
 

Un equipo asentado atrás, pese a las dudas y el continuo debate en torno a la portería con la terna David de Gea, Kepa Arrizabalaga y Unai Simón ocupándola, y con el del Athletic Club situado como el 'favorito' para serlo, al menos, en el estreno ante Suecia. A su lado, una defensa 'inexperta' con la 'Roja', con la novedad de Aymeric Laporte, pero avalada por el gran año de jugadores como Pau Torres y César Azpilicueta, y algo 'coja' en el lateral derecho por la no convocatoria de ningún jugador específico y la más que posible titularidad del polivalente Marcos Llorente.
 

En el medio, alrededor de los dos '5' (Busquets y Rodri), mucha creatividad y variedad con un Koke que ha firmado un gran año en el Atlético campeón de Liga, el disparo de Fabián Ruiz, el talento de Thiago y de un Pedri que se ha hecho indiscutible en el FC Barcelona. Y arriba, el teórico talón de Aquiles, pero con la figura de un goleador como Gerard Moreno, delantero del Villarreal que espera trasladar su gran campaña a la 'Roja'.


30 goles, 23 en LaLiga Santander, y 7 en la Liga Europa, más once asistencias (11 y 4) son las credenciales del catalán para liderar ofensivamente un 4-3-3, con buenos jugadores de banda como Ferran Torres y Pablo Sarabia, otra de las grandes novedades, la versatilidad de Mikel Oyarzabal, el pujante desborde de Adama Traoré, y un '9' puro como Álvaro Morata.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario:

Banner alberca tribuna 300x600px file