¡Es la guerra!

Guerra, posguerra, enemigo, trinchera, primera línea, frente, armas, victoria, Plan Marshall... Es la guerra de Pedro Sánchez. Así nos lo explicó a todos y a todas, hablándonos de tú, el pasado domingo. Así nos contó el presidente como vamos a superar esta crisis. De lado quedan los criterios científicos, la razón, los argumentos y los derechos democráticos de los españoles. Los desertores serán fusilados y no hacemos prisioneros.

 

- ¿Está el coronavirus? Qué se ponga.

 

-¿Quién es?

 

- Le habla el comandante en jefe del país con más contagiados y más muertos del mundo por millón de habitantes. El país con más personal sanitario infectado, más de un 15% del total, más de 20.000. Les he mandado a luchar sin cascos, armas ni balas.    

 

- Que si le parece, mañana atacamos nosotros, vamos a movilizar de nuevo a los trabajadores para que vayan a las obras, pero los que están reformando edificios se tendrán que volver a casa, que se nos ha olvidado avisarles de que ellos no tienen que ir al tajo, que pueden contagiar a los vecinos.

 

- Ya les hemos dicho a las empresas que tiene que hacer tests a sus empleados, a ver cuántos se han pasado al otro bando. Pero nos les hemos dado tests y si los consiguen por su cuenta se los requisamos, que hay mucho listo por ahí.

 

- Estamos repartiendo mascarillas en el metro, ya hemos mandado a los fotógrafos para que la gente en sus casas vea cómo cuidamos a nuestras tropas. Un lástima que no haya para todos y que los que las reparten no lleven guantes, pero igual se han lavado las manos, no como yo que asumo todas las responsabilidades.

 

- Ya tenemos controlados a los laboratorios privados para que no hagan tests sin ton ni son, no se nos vaya a disparar la cifra de bajas. Es pura coherencia. Como tampoco sabemos contar a los muertos, para qué vamos a contar a los heridos. Además, como son privados, cobran por los tests y tampoco es plan. Los centros de investigación públicos del CSIC y de las universidades se están ofreciendo para hacer tests PCR, tienen experiencia y capacidad, pero todavía no les hemos contestado. Que esperen que hay cosas más urgentes. Yo estoy desbordado estudiándome los discursos de los domingos.

 

- Además tenemos ya previsto hacer un día de estos un estudio de prevalencia en 60.000 hogares. Como ha explicado el general de Sanidad, va a ser determinante para diseñar la desescalada del conflicto, pero ni hemos informado a las comunidades autónomas ni hemos ultimado el “proceso logístico”. Será cuestión de esperar unos días. Hay cosas más urgentes, que tengo que hablar con el Mariscal Iglesias de la estrategia social.

 

- Es que tenga usted en cuenta que hemos puesto en marcha ERTES que afectan a más de 3,5 millones de trabajadores, que no son ERES, que ya lo ha explicado la generala de Trabajo, cómo se reía la pobre, pero se nos ha desbordado el sistema y los afectados no están cobrando la prestación. Son daños colaterales, tenga usted en cuenta que estamos en guerra y estas cosas pasan.

 

Sé que no son momentos para bromas, lo que nos ocupa es muy serio, grave dramático. Precisamente por eso, alguien debería decirle a Gila que se aparte, que deje de poner a expertos en marketing al frente de la desescalada, que no siga improvisando y que deje de tomarnos por idiotas. Esto no es una guerra, un poco de respeto, esto es una cuestión de planificar medidas, tanto sanitarias como económicas, con criterios técnicos y no ideológicos y de ponerlas en marcha con eficacia y coordinación. Hay que salvar vidas, puestos de trabajo, empresas y actividad económica. No podemos seguir dando bandazos. Hay tantos ejemplos de que las cosas se pueden hacer bien, e incluso muy bien, hasta en países a los que equivocadamente solemos mirar por encima del hombro como Grecia o Portugal, que si no estamos ahora a la altura de esta epidemia lo vamos a lamentar durante muchos años. Dejemos de lado los monólogos de guerra en televisión y pongamos manos a la obra. Es el momento de la inteligencia y el diálogo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: