"Es importante fomentar la visibilidad de la mujer en la Ciencia, sobre todo, en las más jóvenes"
Cyl dots mini

"Es importante fomentar la visibilidad de la mujer en la Ciencia, sobre todo, en las más jóvenes"

La subdirectora científica en el Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (Ibsal), Ángeles Almeida, se declara "feminista convencida" y, por tanto, "creo y defiendo la igualdad entre hombres y mujeres, pero sin primacía de uno sobre otro".

La doctora Ángeles Almeida Parra (Foto: T. Navarro)

Cada 8 de marzo se conmemora la lucha de las mujeres por la igualdad de derechos. Un día para recordar todos los avances y también para reivindicar el trabajo que aún queda por hacer ante las desigualdades que continúan produciéndose entre hombres y mujeres en todo el mundo.

 

Lo cuenta la Investigadora Científica del CSIC y Jefe del Grupo Neurobiología Molecular en el Instituto de Biología Funcional y Genómica (CSIC-Universidad de Salamanca), Ángeles Almeida, quien asegura que "la educación es la única vía para erradicar el machismo y, en este aspecto, las familias y los maestros están haciendo un buen trabajo", ahonda. 

 

Lamenta que Neurociencias, como ocurre en general en otros campos de la Ciencia, "en los primeros estadios de la carrera científica hay un predominio de mujeres. Sin embargo, a medida que ascendemos a escalas superiores, el perfil se invierte y hay un mayor porcentaje de hombres".

 

-¿Qué le hizo seguir una carrera científica? ¿Por qué Neurociencia?

-"Me he criado en un ambiente académico y científico. Mi padre era médico, con una gran inquietud y curiosidad científica que nos inculcó, desde pequeños, a mis hermanos y a mí. Fue un innovador para su tiempo. Además, tenía grandes amigos científicos y, a menudo, se establecían tertulias en casa muy enriquecedoras. También, contribuyó en gran medida mi abuelo, con sus historias de la Facultad de Medicina de Madrid y sus ilustres profesores Ramón y Cajal, Jiménez Díaz y Juan Negrín. En el Instituto, tuve excelentes profesores de Biología y de Química, lo que me llevó a estudiar Farmacia. Aunque nunca tuve vocación de farmacéutica, la carrera me permitió estudiar asignaturas de Bioquímica y Biología Molecular que me encantaron, en parte gracias a mi profesor, José Mª Medina. En cuarto de carrera me incorporé a su grupo, donde realicé la Tesis Doctoral. Fueron tiempos de mucho trabajo, pero de mucha ilusión.

 

El destino fue el que me metió en el mundo de la Neurociencia. Durante mi Tesis, yo trabajaba en hígado, pero en el grupo de Medina conocí a mi marido, también científico, que estaba trabajando en cerebro. Decidimos ir de estancia postdoctoral a Londres, al Instituto de Neurología, donde comencé a estudiar las causas del daño neuronal en el infarto cerebral, que me enganchó de tal manera que ha sido siempre y es uno de los objetivos fundamentales de mi actividad científica. Ahora sé que la investigación en Neurociencias es mi verdadera vocación".

 

-¿Ha curado el paso del tiempo el machismo de la sociedad?  ¿Se ha visto en alguna situación complicada?

-"Aunque lamentablemente el machismo sigue presente en nuestra sociedad, en los últimos años hemos avanzado en la igualdad entre hombres y mujeres y, poco a poco, se van consiguiendo muchas cosas. Creo que la educación es la única vía para erradicar el machismo y, en este aspecto, las familias y los maestros están haciendo un buen trabajo. Me preocupa mucho que volvamos atrás y que se escuchen noticias de maltrato o control de chicos jóvenes sobre sus parejas. Por eso hay que seguir luchando. También me preocupa que se malinterprete el término feminismo. Yo soy una feminista convencida y, por tanto, creo y defiendo la igualdad entre hombres y mujeres, pero sin primacía de uno sobre otro.

 

Nunca me he visto en una situación realmente complicada, aunque sí he tenido que aguantar más de una vez comentarios inadecuados, fundamentalmente ligados al físico. Antes la mayoría de las reuniones y comités científicos estaban formados y liderados por hombres que no siempre tenían la educación que les exigía su puesto. Afortunadamente, esto ya no ocurre".

 

-Se sepa o no de Ciencia, todos conocemos a hombres científicos, pero no ocurre lo mismo con las mujeres científicas ¿cómo cree que se podría cambiar esta tendencia?

-"Esta tendencia ha cambiado en los últimos años. En general, la sociedad valora la investigación y reconoce por igual la labor científica de los hombres y las mujeres. Yo estoy en el Instituto de Biología Funcional y Genómica con alto número de científicas relevantes, cuya trayectoria científica es similar al de los hombres. Sin embargo, también pienso que esa labor de cambio que se ha iniciado hay que seguir potenciándola. Es importante fomentar la visibilidad de la mujer en la Ciencia, fundamentalmente entre la gente más joven, y es una labor que debemos hacer todos, hombres y mujeres".

 

La doctora Ángeles Almeida Parra (Fotos: T. Navarro) 

 

-¿En tu campo hay más mujeres u hombres?

-"En Neurociencias, como ocurre en general en otros campos de la Ciencia, en los primeros estadios de la carrera científica hay un predominio de mujeres. Sin embargo, a medida que ascendemos a escalas superiores, el perfil se invierte y hay un mayor porcentaje de hombres. Yo estoy en Corsorcios Científicos, tanto nacionales como europeos, en los que el 70-80% de los jefes de grupo son hombres. El CSIC está haciendo una gran labor en promover la igualdad, si bien aún queda mucho por hacer ya que en las categorías científicas superiores hay un predominio de hombres".

 

-En los estratos más bajos del ámbito científico suele haber más mujeres que hombres pero lo que se visibiliza son los estratos superiores que casi siempre están ocupados por varones…

-"Generalmente, el doctorado o inicio del periodo postdoctoral coincide con la maternidad y, en ocasiones, la mujer no cuenta con el apoyo suficiente para compatibilizar su carrera científica con el cuidado de los hijos. Fundamentalmente, se debe a una cuestión educacional. En la mayoría de los casos, se otorga a la mujer la responsabilidad de los hijos y esto no debe ser así, salvo que se elija libremente hacerlo. La maternidad no debe ser nunca un obstáculo para la carrera científica. Para mí no lo fue. He tenido tres hijos, uno de ellos durante mi Tesis Doctoral, y siempre hemos tenido claro que la responsabilidad era de los dos, padre y madre. Soy consciente que, sin esa ayuda, hubiera sido imposible llegar donde estoy".

 

-¿Qué tipo de acciones cree que se deberían adoptar?

"Como ya he comentado antes, la solución fundamental es la educación. Desde la infancia, se debe educar en la igualdad y enseñarles que el cuidado de los hijos es deber y responsabilidad del padre y madre, por igual. Ahí los profesores y las familias tenemos una gran responsabilidad. Desafortunadamente, aún se sigue otorgando mayor responsabilidad a la madre, lo que sin duda afecta a su rendimiento laboral, ya que está en desigualdad de condiciones que los hombres. Yo lo sigo viendo en mi grupo de investigación. Además, y pensando tanto en madres como padres, se deben adoptar acciones encaminadas a conciliar la vida laboral con la familiar. Y no me refiero solo a una conciliación en el horario, sino a que existan guarderías o colegios cerca o en los Institutos o centros de trabajo, como tienen en otros países de nuestro entorno".

 

-Existe un comité de Mujeres en Neurociencia dentro de la SENC ¿qué hace falta para que dentro de otros diez años no haga falta este tipo de comités?

"El Comité está haciendo una gran labor de visibilidad al trabajo que estamos haciendo las mujeres en Neurociencia. Es necesario defender y salvaguardar la igualdad entre científicos y científicas, en todos los ámbitos y categorías profesionales. Ojalá que en pocos años no sea necesaria la existencia de este tipo de Comités, lo que significará que realmente hemos llegado a la igualdad".

 

-¿Cree que es importante contar con equipos mixtos en los grupos de investigación?

-"Creo que lo importante es que los grupos estén formados por buenos científicos, personas que tengan vocación, entusiasmo y curiosidad científica. En cualquier caso, la diversidad es buena en todos los aspectos y los equipos mixtos aportan un valor añadido al grupo, ya que se generan aspectos, conocimientos e ideas que no tienen los grupos formados solo por hombres o mujeres. Por tanto, es importante contar con equipos mixtos en investigación".

 

-¿Cómo sería el mundo de la investigación con una igualdad real?

-"La igualdad real hace que las mujeres nos podamos sentir más cómodas, con los mismos derechos y deberes que los hombres, y eso es bueno en cualquier ámbito profesional y personal, no solo en el científico. En cualquier caso, la igualdad real en Ciencia nos permitirá hacer una Ciencia más diversa, eficaz, en la que todos nos veamos incluidos y representados por igual".

 

-¿Alguna mujer que haya sido un referente para usted?

-"Yo hice la Tesis en hipotiroidismo congénito y, por tanto, me influyó mucho el trabajo de la Prof. Gabriella Morreale, a la que tuve la suerte de escuchar en varias charlas en cursos y congresos. En el campo de la Neurociencias no puedo dejar de mencionar a Rita Levi-Montalcini, Premio Nobel de Medicina en 1986, con una vida personal y profesional admirable. Ambas mujeres han sido pioneras y referentes en mi carrera y en la de otras muchas científicas".

 

-¿Qué le diría a una chica joven que quiere ser investigadora?

-"Que si tiene entusiasmo y vocación científica que apueste por la investigación, es una carrera dura, pero fascinante, merece la pena. Con formación, tesón e interés, lo va a conseguir y va a poder llegar hasta lo más alto".

 

-¿Qué titular te gustaría leer en un futuro próximo?

"-Que desaparezcan los Comités de Igualdad o Ley de paridad que ahora son necesarios para asegurar la equidad de género. Ojalá algún día, lo más cercano posible, lleguemos a la igualdad real". 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: