Equo augura una larga batalla en los tribunales contra la mina de uranio

Marta Santos y Manuel Serrano, de Equo Salamanca.

Equo planteará una estrategia de recursos y advierte que actuará para cambiar la ley de minas, de tiempos franquistas.

La formación Equo, uno de los referentes de la protesta contra el proyecto de la mina de uranio en Retortillo, ha augurado una larga batalla en los tribunales contra Berkeley, la empresa promotora, a la que promete dar 'guerra'. Según han manifestado dos de sus responsables en Salamanca, Marta Santos y Manuel Serrano, están dispuestos a recurrir toda autorización o paso que se de adelante en las administraciones siempre y cuando encuentren un resquicio, y entienden que la empresa minera hará lo propio si se le deniegan autorizaciones.

 

Así lo han hecho con la autorización provisional al proyecto, que han denunciado en la Audiencia Nacional y que está admitida a trámite, y de igual modo han utilizado todos los resortes para llevar la cuestión al Congreso de los Diputados y para pelearlo en la comisió territorial de medio ambiente en la Junta de Castilla y León. Además, anuncia que han puesto sus miras en la ley de minas vigente, de la época franquista, y que no corresponde con los tiempos actuales.

 

En este sentido, han comentado la última decisión de la Junta, que suspende por falta de documentación la concesión de uso excepcional en suelo rústico para la mina de Retortillo y que va a esperar a que el Ayuntamiento de la localidad se pronuncie sobre el carácter de interés público del proyecto y que responda más de 1.700 alegaciones. Marta Santos ha insistido en que Berkeley "miente cuando dice que tiene todos los permisos" porque no cuenta con el de uso excepcional que la Junta ha suspendido. "Les ha salido mal, son dos meses más que ganamos", ha dicho.

 

Serrano ha comentado sobre la reunión de la comisión territorial que su sensación es que la intención inicial era saltarse las alegaciones, "imagino que su intención era que esto saliera adelante", pero que no fue así. Serrano ha desvelado que la iniciativa de llevar el expediente a la comisión territorial fue de Berkeley "para intentar aprobarlo, preo la Junta lo ha devuelto".

 

Serrano ha asegurado también que durante la reunión el jefe de servicio territorial del área vinculada a la polémica tala de encinas afirmó que no se había dado licencia para la tala, pero que la Junta considera que ya tiene permiso porque tiene una declaración de impacto aprobada y está realizando ya las actuaciones previas, como el desvío de la carretera. 

Noticias relacionadas