Entran en una granja de Pelabravo saltándose el toque de queda y se llevan diez corderos
Cyl dots mini

Entran en una granja de Pelabravo saltándose el toque de queda y se llevan diez corderos

Robo de corderos en una granja en Pelabravo.

Asaja denuncia el robo en una explotación de diez corderos por parte de un grupo de ladrones que irrumpión en plena noche y se llevó el ganado a rastras, un caso de maltrato animal.

Asaja Salamanca ha denunciado públicamente el asalto a una explotación de ovino que se ha saldado con el robo de diez corderos en Pelabravo. El suceso tuvo lugar a las 22:30 horas, según recogen las cámaras de seguridad, del pasado sábado 24 de octubre de 2020 cuando varias personas irrumpieron en la propiedad privada de un socio, además, saltándose el toque de queda. El afectado llamó a la Guardia Civil que se está encargando del caso. En este VÍDEO de las cámaras de seguridad se puede ver lo ocurrido.

 

 

 

A pesar de las pérdidas económicas que han generado al ganadero, éste lamenta el maltrato que han sufrido los corderos. “Me duele más la forma en la que se los han llevado, a la rastra, que el hecho de que me los hayan robado. A los animales no hay que tratarlos así”, asegura. El ganadero tenía trece corderos en una parcela, de los que le han sustraído diez. Los tres restantes, el domingo, 25 de octubre, se encontraban “nerviosos y exaltados”.

 

Tanto el afectado como la organización agraria ASAJA Salamanca denuncian públicamente este suceso. “La ganadería conlleva mucho trabajo para mantener las explotaciones a flote, y este año tenemos el añadido de la crisis que está provocando la COVID-19 y afectando a todos los sectores. No es de recibo que determinados individuos asalten una ganadería y echen por tierra el trabajo ajeno”, sentencia la OPA. “Además, se acercan las celebraciones y aunque vayan a disminuir este año, los corderos tienen más valor por esta época”.

 

La organización agraria ASAJA Salamanca aconseja a los agricultores y ganaderos a no seguir siempre las mismas pautas de horarios, a proteger, en la medida de lo posible, sus explotaciones, y a denunciar hechos sospechosos, aunque no incurran en delito en ese momento.