¿Enterrar el CO2? La Usal participa en un estudio sobre cómo almacenarlo bajo tierra para reducir la contaminación
Cyl dots mini

¿Enterrar el CO2? La Usal participa en un estudio sobre cómo almacenarlo bajo tierra para reducir la contaminación

Tubo de escape de un coche emitiendo polución.

Un el trabajo liderado por el CSIC y la Universidad de Barcelona y publicado en la revista 'Applied Energy' calcula que, usando esta técnica, España podría llegar a rebajar un 21% sus emisiones anuales.

Un estudio multidisciplinar liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad de Barcelona y en el que participa el profesor Julio Ballesteros, del área de Derecho Penal de la Universidad de Salamanca, propone reimpulsar el desarrollo en España de los procesos de captura y almacenamiento de dióxido de carbono bajo tierra mediante una estrategia denominada en inglés de ‘hubs & clusters’ y que supondría “la reducción de un 21 por ciento de las emisiones anuales del país”.

 

Según explicó la Usal a través de un comunicado, un ‘hub’ estaría formado por un grupo de emisores de dióxido de carbono cercanos, mientras que un ‘cluster’ estaría constituido por ese grupo de fuentes más un almacén subterráneo apropiado para sus emisiones. Los autores del trabajo, que fue publicado en la revista ‘Applied Energy’, estiman que con la adopción de esta estrategia se podrían dejar de emitir a la atmósfera hasta 69 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, lo que equivale al porcentaje señalado en el país.

 

En palabras del profesor de la Universidad de Salamanca, “el estudio ofrece a España una oportunidad estratégica inigualable para ser más responsable en la captura y almacenamiento de dióxido de carbono”. De esta forma, “el país podría satisfacer los compromisos asumidos en cuanto al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la lucha contra el cambio climático”, según explicó Ballesteros a Comunicación Usal.

 

Además, en el comunicado de prensa remitido por CSIC se revela que “España se enfrenta al reto de eliminar los más de 300 millones de toneladas de dióxido de carbono que produce cada año para poder mitigar los efectos del cambio climático”. “Para poder alcanzar los objetivos de descarbonización suscritos en los Acuerdos de París se requiere, entre otras medidas, devolver este gas al subsuelo mediante operaciones de captura y almacenamiento”, explicó el investigador del CSIC Juan Alcalde, de Geociencias Barcelona , autor principal del estudio.

 

Este trabajo ha identificado 15 concentraciones de emisores de este gas con una producción superior a dos toneladas al año, así como las posibles estructuras de almacenamiento geológico ligadas a cada uno de estos núcleos de emisión. “El objetivo del estudio es doble: por un lado, determinar cuáles son las mejores opciones para desarrollar la captura y almacenamiento de dióxido de carbono en España; y, por otro, estudiar su encaje dentro de la estrategia de descarbonización a corto y medio plazo”, apunta Alcalde.

 

Ubicación de los almacenes

 

El trabajo considera que la zona norte de la península podría ser una región prioritaria para el desarrollo de procesos de captura y almacenamiento de dióxido de carbono, ya que es donde se concentra gran parte de los núcleos de emisión identificados y donde, además, se han encontrado posibles estructuras geológicas que ofrecen las condiciones más idóneas para su almacenamiento permanente.

 

La estrategia aplicada por los investigadores ha consistido en “identificar las zonas con altas emisiones de dióxido de carbono producidas por concentraciones de fuentes de emisiones masivas, como centrales eléctricas, cementeras o acereras, entre otros, que estén cercanas entre sí y que puedan formar un ‘hub’ núcleo de emisiones”. A continuación, “se localizan los almacenes geológicos más apropiados a los que se puedan conectar esos núcleos, formando una red o ‘clúster’ de captura y almacenamiento, y asegurando que el almacenamiento de dióxido de carbono se pueda llevar a cabo de forma eficiente, económica y segura”.

 

El estudio recuerda que, aunque muchos países han asignado a la tecnología de captura y almacenamiento de dióxido de carbono un papel indispensable en sus planes nacionales de mitigación del cambio climático, en la actualidad existen “pocos proyectos comerciales de este tipo”, y la mayoría están ubicados en países con importantes recursos petrolíferos, como Estados Unidos, Canadá y Australia.

 

“La estrategia que proponemos puede servir para despertar también el interés por la captura y almacenamiento de dióxido de carbono en países con pocos recursos petrolíferos, pero con importantes necesidades de descarbonización, como es el caso de España. En este sentido, la implementación de una estrategia de ‘hubs & clusters’ de captura y almacenamiento puede proporcionar el incentivo que ayude a desbloquear esta tecnología clave para un futuro sin emisiones”, concluyó Alcalde.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: