Enésimo revolcón judicial a AESCO: la justicia declara transparentes y legales las dietas en Adventia

El presidente de la Cámara de Comercio, Benjamín Crespo.

La Audiencia Provincial desestima la denuncia presentada por la asociación empresarial presidida por Benjamín Crespo, en la que acusó a la cúpula de Confaes de varios delitos societarios, como apropiación indebida, administración desleal o falsedad.

Pocas oportunidades han concedido hasta al momento los juzgados salmantinos a la secuencia de querellas, denuncias y acusaciones que prosiguieron a la salida de la AESCO de Benjamín Crespo y Emilio Checa de CONFAES. Y el enésimo revés les llegó ayer con el auto emitido por la Audiencia Provincial de Salamanca en la que se ratifica el sobreseimiento y archivo de la última de estas acciones, en la que se acusaba a la cúpula directiva de Confaes y Cámara de Comercio de entonces (2015), de varios delitos societarios en la administración de la Escuela de Pilotos de Adventia.

En este caso, la audiencia no sólo exonera a los miembros de ambas organizaciones apuntados por Aesco como responsables de administración desleal, apropiación indebida, falsedad y otras infracciones (Juan Luis Feltrero Oreja, Juan Antonio Martín Mesonero, José Luis Martín Aguado, Fernando Gómez y Ricardo Andrés), sino que deja taxativamente claro que Aesco o el propio Benjamín Crespo (actual presidente de la Cámara de Comercio y partícipe también en la demanda), no tienen legimitad ni representatividad legal para realizar tales acusaciones en una hipotética defensa de los intereses de Adventia.

La literalidad del auto es demoledora para los intereses del nuevo presidente de la Cámara de Comercio, y reza de esta manera: "No hay ocultación ni violación normativa legal o estatutaria en el proceso de devengo y cobro de dietas. Y por lo tanto desde punto de vista jurídico penal no hay ninguna infracción, ni ninguna falsedad, administración desleal o apropiación indebida". En el documento se especifica que todas las decisiones que se adoptaron por la Fundación Salamanca Progreso (integrada por Confaes y Cámara de Comercio) tras la adquisición de la escuela de pilotos de Adventia en 2012, fueron tomadas con transparencia y absoluta legalidad por los órganos directivos de esta fundación, y que esos actos administrativos no tienen tacha legal, lo que valida tanto el nombramiento de la dirección ejecutiva de la escuela, como la aprobación de dietas para sus miembros.

La noticia del archivo de esta causa no ha cogido por sorpresa al entorno empresarial, conocedor de que la retahíla de demandas y querellas formuladas tras su salida de Confaes por el ahora presidente de la Cámara de Comercio, Benjamín Crespo, era sólo una cortina de humo con la que pretendía tapar el agujero de deudas y sospechas que dejaba tras de sí su actuación y la de su fiel escudero y secretario general de Aesco, Emilio Checa. Ambos ambicionaban más poder dentro de las estructuras empresariales de la provincia y aprovecharon el apoyo brindado por el PP local, enfrentado a las organizaciones empresariales, para ejecutar ese asalto.. Una tras otra las principales acciones judiciales contra Martín Mesonero, Fernando Gómez, Ricardo Andrés o Bernabé Cascón han venido siendo tumbadas por los tribunales, demostrando que las acusaciones sólo buscaban exponer al escarnio público y denostar la imagen pública de sus oponentes.