Encuentran poca eficacia de la amoxicilina para el tratamiento de infecciones torácicas en niños
Cyl dots mini

Encuentran poca eficacia de la amoxicilina para el tratamiento de infecciones torácicas en niños

Pastillas, medicinas

Los investigadores trataron de comprobar si la amoxicilina reduce la duración de los síntomas moderados en los niños que presentan infecciones torácicas del tracto respiratorio inferior no complicadas (no neumónicas) en la atención primaria.

El mayor ensayo aleatorio controlado con placebo sobre el antibiótico amoxicilina para el tratamiento de las infecciones torácicas en los niños, una de las enfermedades agudas más comunes tratadas en los países desarrollados, ha descubierto que es apenas un poco más eficaz para aliviar los síntomas que el uso de ningún medicamento.

 

El estudio, publicado en la revista 'The Lancet' y financiado por el Instituto Nacional de Investigación Sanitaria de Reino Unido (NIHR, por sus siglas en inglés), fue dirigido por investigadores de la Universidad de Southampton y apoyado por centros de las universidades de Bristol, Oxford y Cardiff.

 

Aunque se cree que los virus son la causa de muchas de estas infecciones en los niños, todavía se debate si los antibióticos son beneficiosos o no en el tratamiento de las infecciones torácicas en los niños. Mientras que las investigaciones realizadas hasta ahora en adultos han demostrado que los antibióticos no son eficaces para las infecciones torácicas sin complicaciones, no ha habido el mismo nivel de investigación en niños.

 

Los investigadores trataron de comprobar si la amoxicilina reduce la duración de los síntomas moderados en los niños que presentan infecciones torácicas del tracto respiratorio inferior no complicadas (no neumónicas) en la atención primaria.

 

El ensayo reclutó a 432 niños de entre seis meses y doce años de edad con infecciones torácicas agudas no complicadas procedentes de consultas de atención primaria de Inglaterra y Gales, que fueron asignados aleatoriamente a recibir amoxicilina o un placebo tres veces al día durante siete días. Los médicos o las enfermeras prescriptoras evaluaron los síntomas al inicio del estudio y los padres, con ayuda de sus hijos cuando fue posible, completaron un diario de síntomas.

 

Solo se observó una pequeña diferencia, no significativa, en la duración de los síntomas entre los dos grupos: los niños que recibieron el placebo tuvieron síntomas calificados como moderadamente malos o peores durante unos 6 días de media después de acudir al médico, y los que recibieron antibióticos mejoraron solo un 13 por ciento más rápido.

 

Además, esto era así incluso para los grupos de niños en los que el médico oía ruidos en el pecho, el niño tenía fiebre, el médico calificaba al niño como más enfermo, el niño tosía con flema o tenía el pecho movido, o el niño tenía dificultad para respirar.

 

Solo cuatro niños del grupo de placebo y cinco del grupo de antibióticos necesitaron una evaluación adicional en el hospital. Los costes para los padres, como el tiempo necesario para ausentarse del trabajo o el coste de los remedios de venta libre, fueron muy similares en ambos grupos.

 

"Los niños a los que se les administra amoxicilina para las infecciones torácicas cuando el médico no cree que el niño tenga neumonía no se recuperan mucho más rápido. De hecho, utilizar amoxicilina para tratar infecciones torácicas en niños de los que no se sospecha que tengan neumonía no es probable que ayude y podría ser perjudicial".

 

El uso excesivo de antibióticos, en el que predomina la prescripción de antibióticos en atención primaria, sobre todo cuando son ineficaces, puede provocar efectos secundarios y el desarrollo de resistencia a los antibióticos. La resistencia a los antibióticos es una de las mayores amenazas para la salud de los ciudadanos, y en el futuro podría dificultar o imposibilitar gran parte de lo que actualmente es una práctica médica rutinaria, como las operaciones quirúrgicas o el apoyo a las personas que reciben tratamiento contra el cáncer", comenta Paul Little, catedrático de Investigación en Atención Primaria de la Universidad de Southampton y autor principal del estudio.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: