En Salamanca, al menos, el turismo es sagrado