¿En qué consiste la dieta de los colores?

Ensalada

La dieta de los colores pretende hacer disfrutar de la comida sin sufrir hambre, esto es posible gracias a que no se trata de eliminar alimentos sino de adaptarnos a una alimentación "sana y equilibrada" que ayuda a modificar el metabolismo sin apenas esfuerzo, según explica la doctora del Centro Médico Teknon de Barcelona, la nutricionista Montse Folch.

"Se trata de hacer fácil una dieta en la que se come de todo, es una dieta equilibrada, es saludables y en la que forman parte todos los alimentos de la dieta mediterránea", señala la experta en nutrición y dietética y autora de 'La dieta de los colores' (Grijalbo).

 

Inicialmente es muy fácil ya que todo el mundo desayuna, come y cena y esta dieta no te impide cambiar esa rutina. El menú se divide en cuatro colores principales (rojo, verde, amarillo y marrón) relacionados con grupos de alimentos básicos que se pueden encontrar en cualquier nevera; además, hay un color extra que es el azul para identificar los líquidos y los condimentos.

 

El objetivo de la dieta es una apuesta firme por una forma de alimentarse saludable y equilibrada, más allá de la pérdida de peso. Se trata de aprende a comer de forma consciente, equilibrada y, en consecuencia, eliminar el sobrepeso y recuperar el peso ideal.

 

En comparación con otras dietas, añade, "la ventaja de la dieta de los colores es que puede hacerla el tiempo que quieras porque comes de todo, no hay ningún alimento que esté prohibido o desaconsejado", además, añade, "esta dieta te quita la sensación de tener restricciones".

 

EN QUÉ CONSISTE

 

Al hablar de colores se podría pensar que hablamos del color de cada alimento y la ingesta del mismo según el color, no es así. Folch clasifica los alimentos en rojo para las proteínas vegetales y animales; el verde para los vegetales-, el amarillo para el azúcar y los hidratos de carbono y el marrón para las grasas.

 

Una vez tenido en cuenta que "solo es cuestión de distribuir todos los alimentos en cinco colores", hay que recordar una pequeña regla nemotécnica que será diferente si se es hombre o mujer, aunque la autora recuerda que la dieta de los colores se puede diseñar a las medida de las necesidades de cada organismo.

 

Así, las mujeres seguirán la pauta 3+3+3, es decir tres alimentos del grupo rojo, tres del amarillo y tres del marrón, mientras que los los hombres la de 4+4+4, lo mismo que las mujer pero añadiendo una ración más. El grupo verde es de consumo libre en cantidades y raciones para ambos sexos.

 

Por ejemplo, en el grupo rojo se puede encontrar garbanzos, conejo, lentejas, merluza, ternera, cerdo, pavo, pollo y el yogur desnatado; en el amarillo se puede encontrar el arroz, la pasta, las judías verdes, higos, mango, patata, pera, piña, zanahoria, etc; en el marrón se encuentra el aceite de oliva crudo, las aceitunas, el aguacate, las almendras o las nueces; en el grupo verde se puede comer espinacas, lechuga, pepino, champiñones, brécol, o espárragos; mientras en el azul se encuentra el café y el te descafeinado, así como especies como el tomillo, la pimienta o el perejil.