En primera persona: "Cada vez que en mi planta, supuestamente fuera de covid, hay un positivo, siento frustración y engaño"

"No hay plantas no covid, sino supuestamente. En mi planta en una semana y media hemos tenido ya cuatro positivos". Cuatro enfermeras de Salamanca hablan de su situación actual, aunque prefieren no identificarse.

Y la historia continúa escribiéndose por ella misma, sin necesidad de preguntas, las palabras y los sentimientos que se quedaban entre cuatro paredes o solo eran compartidas entre compañeros de profesión brotan al otro lado del teléfono.

 

Pasaban los días, los ingresos aumentaban, pero la unión entre el personal sanitario también. "Solo había unión, nos ocupábamos las unas de las otras, de que estuviéramos bien vestidas, de desvestirnos de forma adecuada, de seguir todos los pasos...Lo pasabas mal, pero te ibas tranquila a casa gracias al compañerismo que había y sigue existiendo entre el equipo. La evolución la puedo medir en cuanto a mis compañeros de trabajo, nos dimos cuenta de que lo que sentía uno cuando llegaba a casa lo hacía el resto y eso nos ha ayudado mucho. No dormir, estrés, ansiedad...pero allí se te olvida todo, lo único que quieres es que el paciente se recupere y esté lo más cómodo posible dentro de su situación",  continúa hablando una de las enfermeras.

 

Evolución. "La verdad es que al principio me sentía más protegida porque podía usar EPIs. Sin embargo, conforme han ido pasando los días esos EPIs se convirtieron en batas de quirófano normales, batas con poros, guantes que se rompían, mascarillas que no nos protegían, porque sí, se han usado y he tratado a pacientes con ellas...En mi caso estoy supuestamente en una planta libre de coronavirus, pero si embargo, hay pacientes que llegan con sospecha de estar infectados y pendientes de resultado. Además, a nosotros no nos han hecho pruebas, por lo que tampoco sabemos si les puedes contagiar, no sé si estoy infectada", reconoce su compañera.

 

"En mi planta supuestamente tampoco somos coronavirus, pero siempre salen casos y tú eres el que no está protegido, porque como se supone que no lo son, no te enfrentas a ello como tal. Tenemos batas normales y a veces los gorros que llevamos han llegado a ser de ducha. En dos días organizamos una planta entera para que pasara de covid a no covid y como nosotros, otras cuatro más, lo cual no es normal. He de decir que anteriormente hemos contado con EPIs al 99% decentes, pero también guantes que se rompían, pero ahora mismo no me siento protegida. Por ejemplo, el otro día en mi planta, supuestamente repito, fuera de Covid, hubo dos positivos, o se suben pacientes a mi planta pendientes de prueba, ¿cómo voy a estar protegida?", subraya otra de las enfermeras salmantinas.

 

¿Por qué tipo de emociones habéis pasado a lo largo de la pandemia? "Yo los primeros días me sentía insegura y tenía miedo. Precisamente, ese miedo lo sacas cuando llegas a casa. El primer día después de trabajar me fui a la cama agotada y al día siguiente estuve más de tres horas seguidas llorando. Las siguientes semanas igual, tenía ansiedad dos horas antes de entrar a trabajar. Poco a poco fui perdiendo el miedo y cuando entraba en las habitaciones lo hacía de la forma más segura posible para tratar de dar al paciente el cariño que les falta. Sin duda uno de los mejores momentos fue cuando facilité el teléfono a un paciente de un familiar, sentí emoción y gracias a ello te reconfortas", señala una enfermera del Hospital Clínico Universitario.

 

"Ahora siento impotencia", continúa, "yo también tengo ganas de ver a mi familia, de estar con mis amigas y de abrazarlas, pero no puedo hacerlo. Lo único que hago es salir del hospital e irme a casa. Ayer, cuando volví vi cómo había niños jugando con el balón, padres que estaban juntos y sentí impotencia. Estamos haciendo un esfuerzo sobrehumano, no por nosotros, sino por todos. Esas personas deberían pasar un día en el hospital y ver lo que realmente hay ahí. Hay personas que se mueren, lo saben y no pueden despedirse de nadie. Deberíamos de hacernoslo mirar", finaliza.

 

"Pasas por todo tipo de emociones", añade otra. "Piña de equipo y descontrol al mismo tiempo. Al principio estás ilusionado porque puedes ayudar, después vas viendo morir a pacientes solos y te vienes a bajo. Intentas conectarlos con sus familias a través de viodellamadas, pero tienes que oír sus conversaciones, porque tienes que controlar su respiración y son muy tristes. Llegas a casa con ganas de llorar y encima volviendo a casa ves a gente mayor con bolsas de la compra vacías dando un paseo, mascarillas mal puestas...Es impotencia. Hemos vivido situaciones de verdadero horror, que las hemos superado gracias al equipo que hemos hecho".

 

 

"Cada vez que el Gobierno dice que hay test para todos los sanitarios...me entran ganas de llorar, rompería la televisión, porque además la población se lo cree"

 

¿Cabe pensar en el futuro? "No lo sé. Después de la salida de los niños, realmente hemos sentido enfado muchos de nosotros. Conozco compañeras que duermen en camas diferentes a las de sus maridos, que viven solas por miedo a contagiar a sus padres...y de repente el esfuerzo queda en nada. Cada vez que en mi planta, supuestamente fuera de covid, hay un positivo, siento frustración y engaño. Cada vez que el Gobierno dice que hay test para todos los sanitarios...me entran ganas de llorar, rompería la televisión, porque además la población se lo cree. Me niego a verlo, porque es mentira. No entiendo porque no nos hacen analíticas, no entiendo el desaprovechamiento de laboratorios...creo que la gestión ha sido mala, sinceramente", cuenta una de las compañeras.

 

"Realmente...", confiesa, "dentro de mi trabajo nunca he pensado en mi futuro. Ahora mismo, si lo hago, se me vienen a la cabeza la cantidad de cosas que se han dejado de hacer por el coronavirus, desde operaciones, hasta cosultas. Eso sigue ahí y lo estamos viendo. Personas diabéticas, por ejemplo, han dejado de acudir al médico, una simple úlcera crónica...Como enfermera pienso en eso...igual soy demasiado negativa, pero no puedo evitarlo".

 

Y para terminar... "Simplemente, que la gente sea responsable. Es algo de todos, por favor."

 

Las palabras escritas se han terminado, pero algunos de ellos no dormirán esta noche, otros se levantarán mañana a primera hora para salvar vidas y otros tantos ahora mismo se están esforzando como si fuera el primer día para hacer que nuestra vida sea un poco mejor. Continuará...

 

 

 

 

Comentarios

María 01/05/2020 00:06 #4
Gracias a todas las enfermeras del Hospital que han estado ahí a pie de cama con los pacientes y se han jugado su vida y la de sus familiares. Nunca podremos agradeceros vuestro esfuerzo y dedicacion
De a pie 28/04/2020 11:15 #3
Qué fácil es ver los toros desde la barrera. Seguimos con las dos Españas. En vez de buscar soluciones nos dedicamos a poner palos en las ruedas. Es lo que les gusta a nuestros politicastros de tercera. Nosotros todos somos perfectos e inocentes pero en cuanto tenemos un resquicio nos pasamos la responsabilidad por el forro de los caprichos. Todos tenemos algo que aportar y algo que lamentar.
anonimo somos todos 28/04/2020 10:29 #2
comentarista que no das la cara medico de familia se valiente y no un mete gambas cuando comentes no seas tu el anonimo; esta es la realidad de lo que pasa lo que se comenta en la noticia cada dia salen casos nuevos en plantas que se suponen libres de casos no es crear alarma es la put... realidad no se puede vender la noticia de que somos perfectos y de que todo va bien es mentira y hay mucha confusion y engaños, si se siguen contaminando personas es por que no estan haciendo bien las cosas y no se hacen pruebas no sabemos si nos podemos contagiar, o podemos contagiar nosotros no tenemos certeza de nuestro estado de salud, hay que ser realistas y no vender como hace el comentarista anterior no se esta seguros esto sigue y el personal teme contagios anonimos somos todos y los cobardes son los que lo critican, supuesto medico de familia comenta con tu nombre y tu DNI de lo contrario impostores falsos son los que crean esta polemica
Médico de Atención Primaria 28/04/2020 07:27 #1
Flaco favor se está haciendo con declaraciones anónimas, que lo único que generan es miedo en la sociedad. Una enfermera debía saber qué es una Pandemia, exigir está preparada tanto en formación como en materiales para afrontarla. Y por supuesto denunciarla dando la cara. En el anonimato se dicen verdades a medias de manera irresponsable.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: