En marcha el esperado arreglo de la destartalada calle Especias después de más de un año

Obras en la calle Especias de Salamanca. Foto: F. Oliva

Esta calle, a 200 metros de la Plaza Mayor, llevaba casi año y medio con una de sus aceras sustituida por cemento, adoquines hundidos y un mal aspecto.

Ha habido que esperar más de un año, pero al fin está en marcha la actuación para adecentar la destartalada calle Especias. Aunque está a poco más de 200 metros de la Plaza Mayor y se encuentra en plena área de la declaración como Ciudad Patrimonio, esta pequeña calle lleva meses hecha un auténtico desastre y hace tiempo que se anunció, sin acometer, su necesaria reforma, que la convertirá en plataforma única y acabará con sus problemas.

 

Al menos, la crisis sanitaria por la Covid-19 no ha impedido que se ponga en marcha su arreglo, esperado por los vecinos de la zona desde hace mucho tiempo. En enero de 2019, TRIBUNA denunció su calamitosa situación a raíz de la eliminación de los adoquines de una de sus aceras, sustituidos por una vulgar capa de cemento, algo impropio del lugar y que, sobre el papel, era provisional. Sin embargo, ha estado así cerca de año y medio.

 

La calle se encontraba en un estado muy deficiente. Las dos aceras, tanto la de cemento como la que sobrevivía con adoquines, eran muy estrechas y las losas de la de la izquierda están en muy mal estado. Peor todavía estaba la calzada, formada por pequeños adoquines totalmente destartalados y hundidos. Para remate, la esquina del colegio Mayor Montellano era usada como urinario improvisado de los más incívicos.

 

El proyecto ha pasado por situaciones insólitas, como el misterio de la misteriosa desaparición de los adoquines originales, sobre cuyo paradero nadie sabe nada, al menos, según la versión oficial. Ahora, al menos, está en marcha una actuación anunciada en febrero de 2019 y que estaba pendiente. Se ha retirado ya el adoquinado de la calzada y las dos aceras laterales y se sustituirá todo por una plataforma única en losa de granito, que ayudará a que los vehículos no machaquen la zona. Ha tardado, pero este lugar a unos pasos de la Plaza Mayor dejará de ser una vergüenza.