En la USAL ya lo saben... cada pelo hace su sombra en el suelo