En el Mundial de 'balconing' el primero no es precisamente el mejor ni el más listo