En el duelo de gladiadores Perfumerías Avenida se viste de Espartaco

Brutal el esfuerzo que hizo Silvia Domínguez, mermada, ante Bourges (Foto: De la Peña)
Ver album

Perfumerías Avenida supera con éxito el duelo ante el duro Bourges (63-50) y llega al parón de la Euroliga con un gran bagaje como equipo local, cuatro de cuatro victorias. Completo partido general destacando el soberbio trabajo de Givens, una De Souza decisiva y para quitarse el sombrero Silvia Domínguez. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (16+16+17+14) Silvia Domínguez (6), Chrissy Givens (17), Adaora Elonu (12), Laura Gil (2), Jelena Milovanovic (5) -cinco inicial-, Erika De Souza (12), Ángela Salvadores (0), Gabi Marginean (9).

 

BOURGES BASKET (13+12+9+16) Marine Johannes (5), Clarissa Dos Santos (10), Kayla Alexander (6), Miljana Bojovic (0), Diandra Tchatchouang (2) -cinco inicial-, Sara Chevaugeon (7), Ingrid Tanqueray (3), Alexia Chartereau (13), P. Salagnac (0), A. Filip (4).

 

ÁRBITROS: Luis Lopes (POR), Mindaugas Vecerskis (LTU) y Tamas Benczur (HUN).

 

INCIDENCIAS: Sexta jornada de la fase de clasificación de la Euroliga Femenina. Partido disputado en el pabellón de Würzburg. 

¿Sabes aquel que dice que un equipo francés juega tan duro como le dejan, va al rebote como si fuera una manada de hienas y trata de presionar a su rival y al árbitro desde el minuto uno? No es el inicio de un chiste es la exposición de lo que Perfumerías Avenida sabía que se iba a encontrar con Bourges enfrente, demasiadas batallas como para no saberlo, y lo que de hecho se encontró. 

 

Bourges intentó imponer su ritmo desde su físico y desde el rebote, en aro propio y rival, y Avenida tuvo que buscar su versión más rocosa con los primeros balones con acierto para Givens y Gil. En cinco minutos, cuatro puntos para equipo y bien sudados, así que no se podía esperar un partido de esos de alto marcador. Pasados esos cinco minutos Ortega mandó a descansar brevemente a una Silvia evidentemente mermada y también dio entrada a De Souza para marcar territorio en la zona. Lo hizo la brasileña que en apenas un par de jugadas demostró su capacidad de intimidación ante el ataque francés y anotó además sus cuatro primeros puntos. 

 

Con Bourges en bonus, Avenida aprovechó para anotar desde el tiro libre para coger la que hasta entonces era su máxima renta, 14-9. Sin fallo desde el 4,60 y Elonu y, sobre todo, De Souza creciendo en la zona Avenida contrarrestaba los puntos que Bourges sumaba con lanzamientos de media distancia. Cada uno con sus armas y el marcador en un puño al final del cuarto, 16-13.

 

La presencia en la zona de De Souza 'descolocó' a Bourges (Foto: De la Peña)

 

Le faltaba a Avenida mayor acierto en ese tiro exterior para sentirse más dominador del duelo, aunque lo cierto es que tampoco eran demasiados los intentos porque cerca del aro encontraba mejores situaciones, aunque también perdía balones por acciones de pasos ante una defensa gala que empezaba a cerrarse más. Muchos problemas para anotar que incluso por delante, 18-15, llevaron a Ortega a pedir su primer tiempo muerto a 6'24" del descanso.

 

El partido se puso caliente tras una técnica señalada a Givens ¡por perder una zapatilla! y justo después Chartereau anotaba un triple para poner por delante a Bourges. La grada se encendió y Avenida reaccionó bien manteniéndose en las batallas que presentaba el duelo, que no eran pocas. De nuevo con De Souza en la zona ahora las hienas eran azules y se tiraban a por cada balón lo que provocó que Valerie Garnier parara el partido, seguramente más para enfriar los ánimos que por tener que corregir a las suyas que estaban ahí, 24-21. 

 

Marginean anotó el primer triple de Avenida entrando ya en el último minuto del cuarto que cerró Milovanovic con otro, y con Garnier llevándose las manos a la cabeza en cuanto vio que se levantaba para tirar, para colocar al equipo salmantino al descanso con su máxima ventaja, 32-25. 

 

Givens, picadísima desde el 'zapatillagate', anotó cuatro puntos nada más reanudarse el encuentro y superar así la barrera de los diez puntos que ahora tocaba manejar con inteligencia y sabiendo que el nivel de dureza iba a subir. También el de permisividad arbitral porque las 12 veces que fue Avenida al tiro libre por una de su rival era fácil de subrayar en rojo visible y difícil que pasara desapercibido.

 

Metidísimas todas las jugadoras de Avenida, conscientes de que podía ser el momento del partido, apretaban sobre saque de fondo, anotaban sobre bocina y provocaban el tiempo muerto de Garnier, 40-29. Eso mientras Würzburg aplaudia, entusiasmado con la capacidad de lucha de un equipo que evidentemente en casa se siente tan invencible como Espartaco en el circo romano. Ofensivamente era el momento de Givens, que al poste bajo o en penetración era muy superior a todos los pares, y así lo entendía el equipo que la buscaba mientras atrás se mantenía el nivel que desespera ataques. Chartereau y su acierto en tiro de media distancia era lo poco que conseguía salvar Bourges en ataque en ese parcial que acababa 49-34. 

 

Marginean en penetración ante Chevaugeon (Foto: De la Peña)

 

Aguantar el inicio del último parcial era lo que le restaba a las locales que tenían suficientes piezas 'on fire' para no conseguirlo. Elonu, Givens y De Souza le pusieron en puntos la puntilla al partido cuya única incógnita a resolver fue la diferencia final, maquillada por Bourges por varios errores consecutivos de una Avenida ya literalmente agotado en los tres últimos minutos. 

 

¿Saben de aquel que dice que Perfumerías Avenida hace de su casa un fortín, que tiene una capitana que incluso medio coja tira del carro como un toro y que tiene jugadoras a las que es mejor no picar? No es el inicio de un chiste. Es Perfumerías Avenida en Euroliga y en casa, Espartaco rey en el circo romano.