En detalle: Ginés Marín se juega la vida

Ginés Marín en La Glorieta (Foto: De la Peña)
Ver album

El extremeño Ginés Marín paseó dos merecidísimas orejas en La Glorieta (Salamanca). Compartía cartel con Enrique Ponce y Perera que también salieron a hombros.

A veces utilizamos demasiadas frases hechas cuando hablamos de toros. Está claro que el torero siempre se juega la vida cuando está delante del toro. Querer ser o no ser torero, es la delgada línea que separa la vida de la muerte. Y estaba claro que Ginés Marín llegó a La Glorieta (Salamanca) este 15 de septiembre de 2017 a darlo todo. Lanceó a la verónica a su primer oponente, el de Montalvo no se lo puso fácil. Aun así, el joven demostró el toreo fundamental sobre la mano izquierda donde la colocación y el temple se ajustaron a lo que demandaba el toro. Con la espada se dejó la oreja.

 

Ginés Marín haciendo el paseíllo por La Glorieta (Foto: De la Peña)

 

Cuando la tarde alcanzó su final, Ginés Marín descorchó la frescura con el negro de armónicas hechuras. Vivo, pronto y alegre. El toreo espumoso, ingrávido y chispeante de Marín conquistó la plaza a la velocidad de la luz. La apuesta del triunfador de San Isidro y San Fermín por sus virtudes fue manifiesta en el mínimo castigo en el caballo. Era el sexto, al que trajinó con cabeza fría y recursos de temple y buen trato, fue a más en una faena trabajadísima y que no se dejó empañar con el acero. se jugó la vida al entrar a matar. Una oreja impepinable. 

Noticias relacionadas

Comentarios

Democrata R 16/09/2017 09:19 #1
Los seres humanos catetos son los únicos animales que se juegan la vida para divertir a otros de su misma especie, los cuales tienen que torturar y matar para sastifacer su vida triste y vacía.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: