En detalle: El Juli y su bastón de mando

Julián López 'El Juli' por el pitón derecho (Foto: De la Peña)
Ver album

El diestro madrileño, que abrió la Puerta de La Glorieta (Salamanca), cuajó una actuación de toreo del caro.

Julián López 'El Juli' escribió el 14 de septiembre de 2017 en el albero de La Glorieta (Salamanca) una de las páginas más hermosas de la reciente tauromaquia en la corrida de Garcigrande y Domingo Hernández, en la que cortó dos orejas y descerrojó la Puerta Grande. Fue un volcán de auténtico toreo bajo el sol. Estuvo pletórico, con maestría y madurez, desorejando al segundo de su lote, un animal al que hubo que poner mando. La faena fue soberbia y medida.

 

'El Juli' paseando las dos orejas de su cuarto en La Glorieta

 

Suavidad de seda para hacérselo fácil en su largo recorrido, siempre, sin atosigar. Una tanda de naturales se dividió en tres actos. Como una clase de arquitectura básica. Hubo que sacar el 'bastón' ante una embestida de lo más peleona, la faena lo fue agradeciendo. Hasta que Juli apretó en la quinta serie, en redondo y por abajo ya, para eclosionar. Otra rompiendo el molde de la cintura. Como epílogo a los circulares invertidos, un cambio de mano sin reloj y un descarado dominio del que él y sólo él puede presumir. Un estoconazo le dio dos orejas más que merecidas

Noticias relacionadas