Empresas y marcas: el negocio que nunca para

Si la globalización ha traído algo bueno para el panorama económico, eso ha sido la expansión sin precedentes de marcas y empresas alrededor del mundo propiciada por este fenómeno moderno que ha cambiado el paradigma empresarial en muy pocos años. Las grandes compañías son ahora conocidas en cualquier rincón del mundo donde lleguen sus productos o servicios y ha comenzado una ‘guerra’ por ver cuál de ellas es la reina en cada uno de los sectores en los que operan.

 

Así, empresas de diferentes países pero con proyección internacional luchan por ver quién es capaz de llevarse un mayor número de consumidores a su terreno en un momento en el que muchos de los productos que se ponen a la venta son similares entre sí, teniendo que redoblar esfuerzos y capacidad de convicción. ¡Hay que convencer al cliente sea como sea!

 

Las técnicas para llevar esto a cabo se basan principalmente en unas campañas publicitarias y de marketing muy agresivas que permiten dar a conocer las bondades de los productos, presentándolos casi como la única opción y dejando que la competencia pierda relevancia poco a poco. Seguro que ya tienes alguna marca en la mente, ¿verdad? Es de lo más natural que así sea en un momento donde las marcas dominan por completo muchos de nuestra vida cotidiana y nuestras relaciones con los demás.

 

EL AUGE DEL MERCADO CAFETERO

 

Uno de estos ejemplos de ‘guerra de marcas’ lo encontramos, por ejemplo, en algo tan cotidiano como son las cafeteras. Tomarse un café al comienzo del día es algo imprescindible para muchas personas de la cultura occidental que han incorporado este hábito de forma plena a su rutina, incluso sirve también como elemento socializador cuando quedamos con otras personas en cafeterías o en nuestra propia casa. Sin embargo, cada persona toma el café de una manera diferente no sólo en base a la bebida en sí, sino a la influencia que ha recibido sobre las compañías que venden las máquinas para hacerlo.

 

Desde hace no mucho, un tipo de cafeteras comenzó a ponerse de moda y a propagarse por los hogares de forma increíble: las cafeteras de cápsulas. Estas cafeteras, aunque no son las únicas -si nos interesa el tema, podemos encontrar todo tipo de información en este Blog Cafetero, donde encontraremos información relativa a cafeteras y mucho más- sí han supuesto una pequeña revolución en la forma en la que consumimos el café y en cómo apreciamos a las marcas que están diestras de estos aparatos. Compañías como Nespresso o Dolce Gusto, por ejemplo, se disputan actualmente buena parte del público consumidor de café y que está en busca de una nueva cafetera para poder dar tienda suelta a su afición cafetera.

 

Pero, ¿y qué pasa cuando la publicidad no es suficiente? Hay ocasiones en que tener más o menos fama no basta para que un producto se venda mejor o adquiera una ventaja significativa respecto a la competencia, sino que tiene que aportar algo más que lo diferencie de los demás. Es ahí donde entra en juego la capacidad para incluir añadidos y novedades que acaparen la atención de todo el mundo.

 

LAS PATENTES, UN JUEGO DEL MUNDO MODERNO

 

Las patentes es el sistema actual que tienen las empresas para regular de alguna forma los nuevos avances que estas realizan y que son susceptibles de poder ser utilizado en algún producto futuro. Mediante un registro en el sistema de patentes correspondiente, las compañías se cubren las espaldas ante cualquier posible acción que la competencia pudiera emprender contra ellos en un futuro. No es muy difícil entender el enorme valor que tienen las patentes para las compañías internacionales cuando una determinada característica o accesorio pueden suponer millones de euros de diferencia.

 

No obstante, las patentes no es sólo algo destinado a las grandes marcas o multinacionales, sino que todo aquel que quiera puede registrar la suya propia o consultar las que se encuentran ya registradas para hacer una oferta o desarrollar algo diferente. Si tenemos en mente comenzar un nuevo proyecto que conlleve la producción de algún objeto de forma masiva, esta es la mejor vía para cerciorarnos primero de no estar realizando algo ya registrado y, segundo, de asegurar que nadie más podrá realizar una copia flagrante de esa idea genial que hemos tenido.

 

Muchas grandes empresas se encuentran actualmente enzarzadas en embrollos legales precisamente por incumplir determinadas patentes de la competencia, lo que denota la importancia que tienen estas a la hora de desarrollar nuevos productos. Quién sabe si nuestra idea será la próxima en extenderse a lo largo del mundo.

 

PARA EMPRESAS GRANDES... Y LAS QUE NO LO SON TANTO

 

Toda empresa, poco importa si es pequeña o grande, necesita de una gestión impecable para salir adelante y no ser una de las tantas que tienen que abandonar por el camino. Pero, claro, en ocasiones es más fácil decirlo que hacerlo, especialmente si nuestra empresa se dedica a la gestión constante de datos y documentos. Desde la contabilidad hasta todos esos datos con los que se trabaja día a día, todo forma parte del gran entramado empresarial en el que todos los cabos deben estar bien atados, permitiendo que las actividades diarias de la compañía se lleven a cabo no sólo con la mayor normalidad posible, sino también con la máxima eficiencia.

 

Esto es ahora más factible que nunca gracias a los numerosos avances informáticos, los cuales nos permiten disponer de software específico como el que ofrecen en https://www.ser-solutions.es/ para que la gestión de datos sea fácil y organizada desde el principio hasta el final. Los programas de Enterprise Content Management con SER hacen que la productividad de la compañía se vea ampliada hasta límites insospechados hasta el momento, y es que nunca sabemos cuánto tiempo se pierde en papeleos inútiles hasta que realmente comprobamos cómo es no tener que dedicar tantos recursos a una tarea que puede ser automatizada. ¡El software de ECM cambiará tu vida y la de tu empresa!

 

Tanto empleados como tus clientes agradecerán el poder disponer de un mayor tiempo para sacar tareas importantes adelante, en el caso de los primeros, como de un mejor tiempo de servicio en el caso de los segundos. Todas las partes salen ganando con este pequeño pero importante paso tecnológico para negocios.