Empiezan las obras para reforestar la ribera del río con 2.300 árboles

Superficie. En dos zonas de una extensión de 6,87 hectáreas, próximas a San Jerónimo y la piscifactoría. Mejoras. Se sustituirán 68 árboles en mal estado entre la ermita de Otero y la carretera de Peñaranda
roberto jiménez
Un total de 19.065 euros procedentes del segundo Plan E irán destinados a la recuperación e implantación de vegetación forestal de ribera en dos zonas próximas a la piscifactoría y al Seminario San Jerónimo de Alba de Tormes. En total se reforestarán y acondicionarán 6,87 hectáreas con fresnos, alisos y chopos. La actuación, que ya ha comenzado, permitirá contar a la villa con 2.300 árboles más aproximadamente.

Una inversión que será positiva desde un punto de vista socioeconómico, ya que creará puestos de trabajo y desde un punto de vista medioambiental. La creación de esta masa forestal revalorizará el suelo y mejorará su capacidad de retención de agua frente a precipitaciones intensas o el aumento del cauce del río Tormes en una zona catalogada como inundable. Además, la presencia de más arboles ofrecerá cobijo a más especies silvestres y aves migratorias debido a su proximidad con los espacios naturales.

Así, la primera consistirá en la limpieza e implantación de la vegetación de ribera en una zona catalogada dentro de la red Natura 2000, que se intentará revalorizar de forma ecológica. El objetivo fundamental es recuperar la vegetación autóctona de la zona, eliminando los restos de especies invasoras que presentan una gran capacidad vegetativa e impiden el óptimo desarrollo de la vegetación propia del lugar además de presentar un posible riesgo de incendios.

Las actuaciones se realizarán tratando de imitar la composición natural. Sobre el terreno se efectuarán labores de limpieza que permitan liberar los residuos actuales destoconando los restos de la tala anterior, nivelando el terreno y adecuando las vías de acceso a la zona. Por su excelente adaptabilidad al terreno, excepcional crecimiento y como integrantes del paisaje del municipio se emplearán chopos.

La mejora de obra sustituirá árboles en mal estado en la ermita de Otero y Peñaranda.

El Ayuntamiento de Alba de Tormes ha decidido sustituir los arboles que se han perdido fruto de la sequía, de diferentes plagas y vandalismo en la ermita de Otero y en un tramo de la carretera de Peñaranda. Para ello utilizará el dinero restante de la mejora de obra en la obra de reforestación.

Debido al carácter del arbolado urbano, los ejemplares que se van a utilizar son veinte aligustres en la zona de la carretera de Peñaranda separados cada 5 metros, una especie muy utilizada en el resto del pueblo y en los alcorques colindantes. Los árboles tendrán al menos dos metros de altura y un diámetro de cinco centímetros para asegurar un arbolado consolidado, que no necesita demasiados cuidados.

En la zona de la ermita de Otero, se plantarán 48 árboles de dos especies diferentes. Por un lado, acacias y moreras que se situarán en alcorques ya realizados.