Cyl dots mini

Emotiva despedida a José Antonio Martínez Bolos

El hijo de José Antonio recibe las cenizas de su padre (Fotos: I. C.)
Ver album

La parroquia de San Mateo de la capital charra se quedó pequeña para el funeral del vecino de Garrido que desapareció el pasado 14 de noviembre.

La misa funeral por José Antonio Martínez Bolos ha sido una emotiva despedida. La iglesia de San Mateo, en la calle Begonias, se ha quedado pequeña para acoger a todos los familiares y amigos que han querido dar su último adiós al vecino de Garrido.

 

El cadáver de José Antonio Martínez Bolos apareció en la mañana del viernes 21 en un pozo en los alrededores de Pelabravo. Fue un trabajador de las graveras el que se encontró con el cuerpo y dio aviso a los cuerpos de Seguridad del Estado. Sobre las 12.30 horas de este viernes se logró extraer el cadáver de la fosa, con lo que se ponían fin a 37 días de incansable búsqueda de la familia, amigos y de salmantinos anónimos que quisieron ayudar.

 

José Antonio, de 72 años, desapareció el 14 de noviembre mientras paseaba con su mujer por la céntrica calle Azafranal de la capital charra. Mientras ella miraba un escaparate, Martínez Bolos desapareció y nunca más se volvió a saber de él, a pesar del enorme movimiento ciudadano que se organizó, encabezado por su familia, que ha estado acompañada de amigos y vecinos de Salamanca en las muchas batidas realizadas.