Emotiva ceremonia en recuerdo de Mariano Rodríguez Mateos

La Clerecía. El sacerdote que ofició la misa funeral alentó a la familia para que luche por salir adelante y mire hacia el futuro. Apoyo. Lanzarote encabezó una numerosa representación social y política
Tribuna

El dolor y las lágrimas ante la pérdida de una persona querida y admirada por familiares, compañeros de trabajo y cuantos le conocían volvieron a estar presentes ayer en la emotiva misa funeral celebrada en La Clerecía para recordar al empresario Mariano Rodríguez Mateos. Una ceremonia donde en todo momento estuvo presente su nombre y donde el sacerdote que ofició la eucaristía, Miguel Ángel García Sánchez, alentó a la familia a seguir luchando por salir adelante y mirar al futuro tras la tremenda pérdida sufrida por un hombre que “se encontraba en la flor de la vida”.

La homilía estuvo cargada de palabras de aliento para la familia, que todavía tiene muy presente el fallecimiento de Mariano Rodríguez. El párroco recordó la corta vida, aunque intensa y llena de éxitos de Mariano Rodríguez, cuando era pequeño y “trasto”, con los años, un gran trabajador, emprendedor y luchador, además de esposo. Con el nacimiento de su hija Lucía, “apareció un Mariano desconocido, un padre cariñoso y servicial”.

Fue una celebración sencilla, familiar y entrañable, como deseó la familia. Como sucedió en el funeral, numerosas personas se acercaron al templo para acompañar a la familia ofreciéndoles el apoyo y la fortaleza que necesitan para afrontar el vacio que ha dejado el entrañable Mariano Rodríguez Mateos, entre las cuales se encontraban el alcalde de Salamanca, diversas personalidades del ámbito académico, empresarial y político, así como los representantes de todas las empresas del Grupo, trabajadores y salmantinos que aprecian a la familia.