Emoción y orgullo acompañan al Cristo de la Vela y la Virgen del Silencio desde Pizarrales al centro de Salamanca

Un año más el barrio de Pizarrales se vuelca con la Hermandad del Silencio y escolta con devoción y orgullo a su Cristo de la Vela y la Virgen del Silencio en su largo recorrido por las calles de Salamanca. 

La parroquia de Jesús Obrero, en el barrio de Pizarrales de Salamanca, ha abierto sus puertas un Sábado Santo más para dar salida a La Palabra de Dios, la Virgen del Silencio y el Cristo de la Vela que desde el popular barrio salmantino desfila hasta el centro de la ciudad para después regresar con la misma solemnidad hacia su lugar de origen. 

 

Las gentes del barrio de Pizarrales volvieron a sentir la intensa emoción de ver salir su procesión de Semana Santa, la del Santísimo Cristo de la Vela. Como cada año, arropados por cientos de feligreses, la Hermandad del Silencio ha partido a las 17.00 horas, con puntualidad británica, justo después de que sonaran las campanas de la parroquia de Jesús Obrero.

 

Lo hacen con su característica vestimenta de túnica negra, el emblema bordado en el pecho y los capuchones y las esclavinas en color rojo e iniciando el desfile de manera espectacular con el descenso de los pasos desde la parroquia.

 

Una vez despejada la duda de si la lluvia iba o no a respetar este Sábado Santo, los feligreses han podido disfrutar con la salida de 'La Palabra de Dios', una biblia abierta, tallada en madera por Enrique Orejudo, que es portada por niños en andas de carga exterior. Una salida siempre espectacular que precede a las que están por llegar. 

 

Llega entonces el turno del Cristo de la Vela (1920), un crucificado anónimo que procedía del Colegio de las Trinitarias y que llegó a la parroquia del barrio de Pizarrales, desde donde ahora se le procesa devoción. Emoción y aplausos después de completar los descensos de los dos tramos empinados de escaleras antes de iniciar su recorrido por las calles salmantinas. 

 

A continuación, con el esfuerzo de las hermanas del Silencio, la procesión ofrece la imagen de la Virgen del Silencio, de Enrique Orejudo, que muestra una dolorosa con la mirada perdida, que vuelve del sepulcro con las manos vacías.

 

El itinerario que da comienzo la Parroquia de Jesús Obrero sigue por carretera de Ledesma, Valverdón, avenida de Villamayor, plaza de la Fuente, Fuente, Santa Teresa, plaza de Los Bandos, Zamora, Plaza Mayor.

 

Tras el paso por el ágora central de la ciudad, el desfile continua de regreso por Quintana, Juan del Rey, Prado, Prior, Bordadores, Úrsulas, Campo de San Francisco, Abajo, Arriba, Plaza de la Fuente, Avenida de Villamayor, Valverdón, Carretera de Ledesma, iglesia de Jesús Obrero.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: