Elementos a tener en cuenta antes de comprar un portátil

Un ordenador portátil es una herramienta fundamental tanto para tener en casa como para usar en el trabajo. Hasta hace unos años, lo más habitual era disponer de un ordenador de sobremesa, pero estos últimos han ido dejando paso, poco a poco, a equipos más prácticos, ligeros y cómodos.

 

A la hora de comprar portatil, hay que tener en cuenta una serie de factores, es evidente que el precio es uno de los aspectos fundamentales. Pero, al mismo tiempo, hay que valorar previamente el uso que se le va a dar al ordenador para escoger el más adecuado. ¿Cuáles son, precisamente, los elementos a tener en cuenta antes de comprar un portátil?

 

El tamaño y la batería

 

En función del uso que se le vaya a dar al portátil, el tamaño y la batería serán aspectos fundamentales a tener en cuenta. Si se trata de un equipo para tener en casa y no darle demasiado movimiento, se puede disfrutar de un portátil con una pantalla más grande, algo más pesado y con una batería menor, ya que se podrá enchufar a la corriente cuando se desee.

 

Sin embargo, si lo que se busca es un portátil para llevar de viaje o al trabajo, lo ideal sería encontrar un equipo más pequeño (pantalla de 12 - 13 pulgadas aproximadamente) y más ligeros. Además, es recomendable que disponga de una gran autonomía, ya que probablemente en muchas ocasiones, no habrá toma eléctrica cerca.

 

Especificaciones internas

 

Hay tres características internas fundamentales a valorar antes de comprar un portátil: la memoria RAM, el procesador y la tarjeta gráfica. Aquí también entra en juego el uso que se le va a dar al equipo. Si se trata de un portátil doméstico para ocio o pequeños trabajos, no será necesario recurrir a un ordenador con elevadas prestaciones.

 

Sin embargo, si se desea disponer de un portátil para el trabajo o para tareas más exigentes, habrá que contar con un buen procesador y una memoria RAM de al menos 16 GB, para poder ejecutar mejor la multitarea. Otra opción sería utilizar el portátil para videojuegos, situación en la que habría que contar con un equipo con una buena tarjeta gráfica para hacer frente a los juegos más exigentes.

 

Para las tres posibilidades, el mercado actual cuenta con una gran variedad de portatiles baratos. Hay equipos para todos los gustos y presupuestos, desde los más básicos hasta los más avanzados, dependiendo del uso que se le vaya a dar.

 

¿Unidad HDD o SSD?

 

Las unidades HDD y SSD corresponden al disco duro del portátil, optar por una u otra también dependerá del uso que se le vaya a dar al ordenador. Un disco duro HDD es perfecto para aquellos que necesiten de una gran capacidad de almacenamiento; mientras que el SSD, es ideal para los que buscan un portátil rápido o lo van a dedicar para la edición de contenidos multimedia o para videojuegos.

 

No obstante, lo más recomendable sería tratar de combinar ambas unidades. De esta forma, se podrá disponer de almacenamiento y fluidez por igual.

 

La conectividad del portátil

 

La conectividad es uno de los apartados que más se suelen obviar a la hora de comprar un portátil. Sin embargo, luego vienen los problemas a la hora de conectar otros dispositivos. Un equipo básico debe disponer al menos de dos puertos USB, una salida de vídeo, un lector para tarjeta de memoria, una conexión jack para auriculares y puerto HDMI.

 

Cualquier portatil HP incluye la mayoría de estas conexiones, ya que se trata de un fabricante que presta especial atención a la conectividad de sus equipos. Es muy probable que cuanto más pequeño sea el ordenador, menos conexiones tenga.

 

Tal y como se puede apreciar, todos estos elementos están supeditados al uso que se le va a dar al ordenador. A veces se gasta más dinero en un portátil para tener las mejores especificaciones, pero éstas no se aprovechan al máximo, y viceversa.

 

Es por eso que hay que tener muy claro, previamente, si el uso que se le va a dar al ordenador es profesional o simplemente de ocio. A partir de aquí, ya se podrán analizar sus características técnicas y de diseño, para ajustarlo a las necesidades de cada uno.