El VRAC se lleva la Copa Ibérica de rugby contra Os Belenenses en un partidazo disputado en Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
Tribuna800x800 file
Cyl dots mini

El VRAC se lleva la Copa Ibérica de rugby contra Os Belenenses en un partidazo disputado en Valladolid

El equipo quesero derrota al club portugués en un encuentro igualado celebrado en los campos de Pepe Rojo, que presentó un lleno dentro de las medidas permitidas por las restricciones sanitarias

El VRAC Quesos Entrepinares consiguió hoy su quinta Copa Ibérica tras derrotar al equipo portugués de Os Belenenses por 19-13 en la final disputada en los campos de Pepe Rojo de Valladolid, en un encuentro igualado que pudo ganar cualquiera. Los lusos llegaron con opciones hasta la última jugada, en un estadio que presentó un lleno en la medida de sus posibilidades por las restricciones sanitarias.

 

Al igual que en 2019, la Ibérica no se decidió hasta el pitido final del colegiado, lo cual puso de manifiesto la igualdad actual entre el rugby español y el portugués pese a las cinco victorias consecutivas de equipos vallisoletanos, las cuatro últimas del Entrepinares y la otra del Salvador. De hecho, el VRAC suma su quinta Copa Ibérica, todas ellas conseguidas a las órdenes de Diego Merino, sin que haya ningún equipo que haya logrado más.

 

Como en los últimos encuentros disputados en Pepe Rojo, la emoción protagonizó el duelo, con Os Belenenses queriendo demostrar de inicio que estaba dispuesto a representar con garantías a su país. El VRAC consiguió frenar el primer arreón de los de Fernando Murteira y el encuentro se igualó. También en las estáticas, donde los lusos demostraron un poderío que se fue apagando con el paso del partido. En las touch reinaron las imprecisiones, donde el Quesos arrebató las favorables a Os Belenenses y, puntualmente, viceversa, situación que también se fue estabilizando. 

 

El guion cumplió con lo previsto. Los de la Cruz de Cristo querían forzar el error en los azulones, en esta ocasión de blanco, y lo consiguieron en el minuto 15, cuando un regalo puso en bandeja el primer ensayo lisboeta. Sirvió, al menos, para concienciar al VRAC de que no podía caer más en esa trampa en lo que restaba de partido. Os Belenenses no iba a perdonar ni una. También obligó a los de Merino a responder a los contraataques y a aprovechar los errores rivales, lo cual hizo el VRAC en el minuto 18 con un robo de Álex Alonso que acabó en marca de Tani Bay. No habría más ensayos en los más de 60 minutos restantes.

 

Hasta el descanso, muchas imprecisiones y cuatro patadas entre palos, dos de Carrió y dos de Freudenthal, que situaban el 13-13 en el intermedio. Un resultado que decía mucho de dos equipos que no había perdido en toda la temporada y que se empeñaban en no hacerlo tras 40 minutos de Copa Ibérica.

 

La reanudación dejaba a un VRAC en inferioridad numérica por la amarilla poco antes del asueto a Moala. Eso no fue excusa para que los 20 primeros minutos se llenasen de dudas e indisciplinas en ambos conjuntos, con todo el juego por el centro, donde resistió el VRAC gracias a su presión y con Os Belenenses buscando cualquier recoveco para hacer daño. El marcador no se movió hasta el minuto 61, de nuevo por medio de Tomás Carrió y con una puntapié de castigo transformado que repetiría cinco minutos después para el 19-13 definitivo.

 

Lejos de tener un final plácido, Os Belenenses apretó consciente de que se le escapaba una nueva oportunidad de estrenar su palmarés ibérico. Necesitaba un ensayo transformado que tuvo cerca en una internada en veintidós frustrada a última hora gracias al trabajo defensivo de Gavidi. Pedro de la Lastra tuvo la sentencia, que no llegó, pero sirvió para acabar en campo contrario cuando el silbato de Marbot indicó el final para jolgorio de un Pepe Rojo que ya echaba de menos ver al VRAC levantar un título in situ.