El voluntariado de provincia: "No somos conscientes de la cantidad de gente que necesita nuestra ayuda"

Elena Bernal Gil, vitigudinense y estudiante, afectada por la crisis del coronavirus comenzó su voluntariado en Cruz Roja a sabiendas de la necesidad de ayuda que había en su entorno rural.

Elena Bernal, voluntaria de Cruz Roja

¿Cuáles son los requisitos para ser voluntario? Empatía, ponerse en el lugar de los demás. Solidaridad, querer ayudar a los que más lo necesitan. Generosidad, dar sin esperar nada a cambio, sintiéndote afortunado por lo que tienes, sin enfatizar en aquello que no tienes. Son requisitos básicos, sencillos y que cualquier persona puede encontar en lo más profundo de su ser. Con ello y un poquito de tiempo, quizás consigas sacar las mismas sonrisas que Elena cuando llega con alimentos a las casas de la comarca que más lo necesitan.

 

Cruz Roja ha atendido a más de 14.000 personas en situación de vulnerabilidad desde el comienzo de la pandemia y ello ha sido posible gracias a la labor incansable de voluntarios y voluntarias. Desde facilitar alimentos o material de higiene, hasta apoyo a personas en soledad, seguimiento psicológico y orientación. Daba igual el tipo de ayuda, todas hacían (y hacen) falta.

 

"Nuestro trabajo se basa en llevar alimentos a los diferentes pueblos, dentro del programa de familias de la Cruz Roja y también casos derivados de la Diputación. A cada familia la dotamos con un pack de coronavirus, que suelen ser productos alimenticios básicos y también de higiene. Hemos ido por todos los pueblos de la comarca, Saucelle, Aldeadávila, Villavieja..Yo siempre voy con una voluntaria y vamos cada dos semanas", comienza a contar Elena Bernal.

 

 

Tenía tiempo y a sus oídos llegaba la necesidad de ayudar, ya fuera haciendo la compra a su vecina o presentándose como voluntaria. Cuando tuvo la oportunidad no se lo pensó. "Estaba en casa y me daba rabia no poder ayudar de ninguna manera ante una situación así. No podíamos salir a la calle, es decir, prácticamente no podías sumar, ni aportar, por lo que cuando vi que buscaban voluntarios me apunté en seguida. De esta manera, podía ayudar a la gente que más lo necesita y hacer algo al respecto a través de Cruz Roja. Al principio da miedo exponerse, pero el caso es ayudar".

 

¿A qué tipo de personas llegan esos productos? "Básicamente a personas que no pueden acceder a esos productos y resulta sorprendente la amplitud de población que necesita ayuda. Hemos llegado hasta todo tipo de edades; familias, adolescentes y mayores. A todos los ámbitos prácticamente", asegura la estudiante de TAFAD.

 

¿Y de qué manera? "Nosotros teníamos que evitar cualquier contacto, por lo que llamábamos a su puerta y le dejábamos la comida sobre el felpuldo. También nos quedábamos hablando un rato con ellos siempre manteniendo la distancia de seguridad, queríamos que no fuese frío, si no que también pudiéramos hacerles algo de compañía", señala.

 

El pack que damos es enorme y es lo que hace darte cuenta de hasta qué punto llega la necesidad

 

Cada día de voluntariado es una experiencia nueva, pero resulta difícil pasar indiferente ante ciertas situaciones: "Lo que más me sorprendió fue llegar a la oficina de Cruz Roja y ver que estaba llena de alimentos, resulta impactante la cantidad de gente que necesita ayuda. Creemos que hay mucha menos de la que hay en realidad. Casi no podíamos pasar de la cantidad de bolsas que había, desde fuera hay muchas cosas que no se pueden ver. La ayuda es necesaria, el pack que damos es enorme y es lo que hace darte cuenta de hasta qué punto llega la necesidad".

 

¿Te ayuda a crecer personalmente? "Sin duda, me he dado cuenta de que mi situación no es mala, siempre nos quejamos, pero hay gente que realmente lo está pasando mal. Al final, tú tienes lo básico y hay gente que no lo tiene. Es verdad que Cruz Roja nos está formando psicológicamente y nos ofrecen muchas alternativas y formación para ayudar lo máximo posible y también saber llevarlo" , afirma.

 

¿Recomiendas la experiencia? "Hasta que no lo vives, no sabes lo que es. Si puedes sacar tiempo y eres consciente de que hay muchas personas que necesitan ayuda, porque hay gente que no se da cuenta, hazlo. Ayuda, porque te necesitan. Creo que es lo que nos cuesta comprender, que yo estoy mal, pero los hay mucho peor que yo. ¿Puedes aportar tu granito de arena, llevando comida, comprando los medicamentos de tu vecino en la farmacia, o en lo que sea? Hazlo, porque el caso es ayudar y es lo que se necesita".

 

Y el mundo, necesita más gente como Elena.

 

 

 

 

Comentarios

Algunos consejos 25/05/2020 10:45 #1
NO Esta muy claro que no sois concientes. Es una paradoja que para recibir algunos alimentos de caridad sea necesario tener un telefono movil. Los hay que pasan hambre por no sufrir la verguenza de tener que pedir... y los hay que pasamos hambre por no tener desde hace más de 12 meses un telefono MOVIL. DEVERIAN SOLICITAR el "permiso de conducir" a los beneficiados y probablemente un vehiculo propio para realizar el transporte. Al llevar todos mascarillas debe ser dificil la identificacion facial...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: