El vivero de la Cámara de Comercio en Ciudad Rodrigo, sin luz por impago de varias facturas

La suministradora le corta la luz al Vivero Iris un mes después de que la nueva directiva de la Cámara anunciara su intención de reabrirlo. Los gestores han recibido varios avisos previos por el impago de los recibos. 

Hace sólo un mes que la nueva directiva de la Cámara de Comercio anunciaba su firme intención de volver a abrir el vivero de empresas 'Iris' de Ciudad Rodrigo, de su propiedad y cerrado por decisión de la gestora provisional que rigió su designios durante meses. Sin embargo, ese deseo no va a poderse cumplir de momento porque los responsables camerales olvidaron un detalle: pagar la luz.

 

Según ha podido saber TRIBUNA, esta semana la empresa con la que la Cámara tiene contratado el suministro de la luz ha acudido a las instalaciones del vivero mirobrigense para proceder al corte del fluido. El corte se ha hecho efectivo a pesar de que la instalación está actualmente cerrada. La empresa ha tomado esta decisión después de los pertinentes avisos previos; el proceso ha llegado hasta el último requerimiento al que la Cámara no habría respondido con el pago de los recibos, y se ha procedido al corte para el que tiene que completarse un proceso de avisos que degenera en semanas o incluso meses de impagos. Para volver a enganchar la luz tendrá que abonar las facturas pendientes y tramitar el alta.

 

La realidad del vivero es que ahora mismo está cerrado y sin luz, y contrasta de manera poderosa con las declaraciones públicas de la nueva directiva de la Cámara de Comercio, presidida por Benjamín Crespo. Los responsables camerales anunciaron hace sólo un mes que tenían planeado volver a abrir el vivero a los emprendedores cuando, a esas alturas, ya debían tener sobre la mesa requerimientos por impago. Así lo hicieron durante una visita a la que acudió buena parte de la actual directiva para entrevistarse con los responsables del Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo, a los que no se ha comunicado el corte de luz.

 

 

UNA GESTIÓN NEFASTA

 

El vivero de Ciudad Rodrigo se encuentra en una situación límite después de que la gestora provisional, presidida por José María Casas, procediera al cierre de la instalación meses atrás. La medida se ocultó a la opinión pública: no modificó la web oficial y mantuvo la presencia de una empresa que ya no estaba en el vivero.

 

Fue una más de las discutibles decisiones tomadas ante la parálisis de gestión a la que Casas sometió a la entidad cameral. Entre otras, la gestora no publicó el presupuesto anual, se redujo el horario de la sede central para no gastar luz, se ha hundido la ventanilla empresarial, se ha ordenado la venta de patrimonio a la desesperada... Ahora llega el 'apagón' en el vivero mirobrigense.

 

Esta situación podría originar que la Cámara tenga que devolver a Europa más de 300.000 euros por los fondos europeos que recibió para la puesta en marcha del vivero de Ciudad Rodrigo, ya que la única contraprestación al recibirlos era la de mantener abierto y con actividad el Vivero de Empresas durante 15 años. A este importe se le podría sumar una importante sanción en forma de intereses.

 

Además, la Cámara está incumpliendo sus compromisos y se arriesga a perder unas instalaciones en las que se invirtieron 700.000 euros. En su día, el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo cedió los terrenos para levantar el edificio a cambio de que la Cámara asegurara su mantenimiento y uso durante quince años; el contrato puede romperse si no se cumple.