El viento vuelve a reavivar el incendio de Villarino, que acecha a Pereña de la Ribera

Precaución. No fue necesario desalojar a los vecinos pese al intenso humo. Autoría. Se sospecha de una persona que padece problemas mentales
M. C. / E. S. C.

El viento reavivó sobre las 17.45 horas de ayer el incendio en el término municipal de Villarino, en la zona denominada como Las Tres Rayas por ser donde confluyen los términos de esta localidad, Pereña de la Ribera y el anejo del primero, Cabeza de Framontanos. En algún momento, las fuerzas de seguridad se plantearon desalojar a los vecinos de Pereña, debido al intenso humo, aunque finalmente no fue necesario, por no representar peligro para la población. Medios terrestres y aéreos de la provincia trabajaban en el lugar del incendio que, al cierre de esta edición, no está controlado y puede haber calcinado 300 hectáreas, apunta Europa Press.

Horas antes, con los ánimos más calmados, pero aún con el olor a humo en las calles, los vecinos de Villarino vivían ayer el día después del momento en que veían peligrar sus casas como el despertar de una mala pesadilla. Finalmente, el fuerte dispositivo de medios evitó la tragedia y al anochecer el incendio que se iniciaba en la madrugada del día 30, pero que se reavivaba 24 horas después de ser controlado, era dominado por los equipos de extinción momentos antes del anochecer. El resultado final serán cerca de 500 hectáreas calcinadas de monte bajo, matorral y arbolado en una franja comprendida entre los parajes de Peña Minchel, en Villarino, y la dehesa, en Pereña de la Ribera, seis kilómetros de longitud entre ambos puntos con una anchura media de 800 metros, lo que daría un resultado de 480 hectáreas abrasadas. A lo largo del día de ayer, varias cuadrillas de vigilancia, rodeaban el perímetro del incendio para evitar que el viento originase nuevos rebrotes, pues 24 horas después se podía apreciar el humo que desprendían algunos árboles, una señal inequívoca de su combustión interior. El viento dificultaba las tareas de extinción con grandes llamaradas sobre un terreno con abundante combustible de monte bajo. Sobre la causa de este nuevo suceso, la versión oficial de la Junta apunta a que fue origen del anterior al reavivarse en una de las zonas hasta la que llegaron las llamas, aunque otras fuentes apuntan a que se trata de un nuevo incendio, que como el anterior, también habría sido provocado. En estos momentos la Guardia Civil investiga los hechos y todos los indicios y pautas señalan a una persona sospechosa con sus facultades mentales mermadas, pero la investigación no descarta a otros.