El viaje entre Salamanca y Valladolid, de nuevo 100% por autovía y con asfalto a estrenar tras finalizar las obras
Cyl dots mini

El viaje entre Salamanca y Valladolid, de nuevo 100% por autovía y con asfalto a estrenar tras finalizar las obras

Una señal de firme en mal estado de la autovía A-62. Foto: F. Oliva

Eliminados los desvíos, de hasta 40 kilómetros, que llevaban el tráfico por la antigua nacional. El asfalto nuevo se nota, pero volverá a haber obras: hay que terminar tramos en las dos provincias.

El viaje entre Salamanca y Valladolid vuelve a ser 100% por autovía, dejando atrás los peligrosos desvíos de hasta 40 kilómetros que sus usuarios han estado sufriendo desde hace meses para hacer este trayecto y que volvía a llevar el tráfico por la antigua nacional, con el riesgo que eso supone porque ya no está preparada para asumir semejante circulación.

 

Por ahora, el viaje vuelve a ser completo por autovía en ambas direcciones y se nota la mejora en los tramos en los que ya se han terminado las obras. Los tramos en obras estaban en la provincia de Valladolid y Zamora y se disfruta ahora de un firme completamente renovado tras haber sido levantado el viejo y extendida una nueva capa de aglomerado. Además, también se ha abierto el paso superior a la altura de Tordesillas y está operativo el tramo que obligaba a desviarse por la localidad.

 

Hace unos meses, la ejecución de las obras obligó a montar desvíos, especialmente largo el del trayecto de vuelta desde Valladolid. De hecho, las obras en el tramo de Cañizal obligaban a hacer cerca de 40 kilómetros por la N-620, lo que suponía circular con camiones y un tráfico denso traspasado de la autovía a esta antigua nacional, con una única calzada y doble sentido.

 

No obstante, todavía quedan obras que ejecutar. Una vez en la provincia de Salamanca, el asfalto sigue estando muy desgastado y se mantienen las señales que avisan de posibles 'chinazos' por el desprendimiento de grava.

 

Futuras obras

Sin embargo, las obras en esta autovía no han terminado. El Ministerio de Fomento ha licitado dos nuevos contratos correspondientes con sendos tramos de la autovía A-62 y que permitirán arreglar el firme de la autovía entre Salamanca y Valladolid. En esta ocasión, se trata de contratos para arreglar un tramo en la provincia de Salamanca y otro en la de Valladolid, que se sumarán a los trabajos ya terminados en tramos en Valladolid y la provincia de Zamora.

 

Las obras permitirán arreglar esta autovía que lleva años en malas condiciones. De hecho, todavía están puestas las señales que avisan de la presencia de grava en la carretera y en el pasado algunos tramos estuvieron limitados a 100 por el mal estado del firme.

 

De los dos últimos contratos, uno es para un tramo de 15 kilómetros con un presupuesto de 3,3 millones de euros. Se actuará en un tramo en los términos municipales de Parada de Rubiales, Aldeanueva de Figueroa, La Orbada y Pajares de la Laguna. El plazo de ejecución es de trece meses desde su adjudicación y firma de contrato. Y el segundo es de 6 millones de euros para otros 15 kilómetros, pero ya en la provincia de Valladolid. El plazo de ejecución es de 16 meses.