El viaje de Pedro Sánchez a Salamanca en 'Falcon' que Vox quiere prohibir por ley
Tribuna mini Saltar publicidad
Asanz 600x800 file
Cyl dots mini

El viaje de Pedro Sánchez a Salamanca en 'Falcon' que Vox quiere prohibir por ley

Pedro Sánchez, a punto de subir en el 'Falcon' de la Fuerza Aérea. Foto: EP

El partido ultra pide regular el uso de las aeronaves oficiales por parte de altos cargos y que la distancia mínima sea de 250 kilómetros y pone como ejemplo un viaje de Sánchez de Madrid a Salamanca en el famoso avión presidencial.

Los viajes del presidente del en el famoso 'Falcon' han estado siempre acompañados de cierta polémica por el uso que hace Pedro Sánchez del avión 'oficial' para determinados desplazamientos. Los vuelos a Benicassim coincidiendo con el festival de música independiente, a su lugar de vacaciones o el uso de un helicóptero militar para ir de Moncloa a la base aérea de Torrejón de Ardoz han sido los más comentados, y el Gobierno se ha escudado siempre en la confidencialidad para no dar muchos detalles. Sin embargo, el uso razonable de lo público puede ser una piedra de toque, y ahí ha surgido un viaje de Sánchez a Salamanca como detonante de la ira legislativa de Vox.

 

El partido de ultraderecha ha presentado una propuesta legislativa al Congreso para regular el uso de aeronaves estatales para los viajes de altos cargos y del presidente, y entre los argumentos para impulsar esta regulación hay un viaje a Salamanca. Se trata del que hizo Sánchez en marzo de 2019 a la ciudad para varios actos en la que ha sido su última visita a la ciudad.

 

En su propuesta normativa al Congreso, Vox explica que aquel día el presidente del Gobierno voló en el 'Falcon' desde Madrid a Salamanca para a un acto de precampaña en el Teatro Liceo con el líder socialista regional Luis Tudanca. "La coartada oficial fue un encuentro con el rector de la Universidad de Salamanca y otro con jóvenes emprendedores", dice Vox que considera que es un viaje inadecuado por un motivo: la distancia.

 

El desplazamiento por carretera supera por poco los 200 kilómetros y Salamanca está "a dos horas de Madrid en coche", explica Vox; el viaje lleva algo más de esas dos horas por autopista y autovía. Pues bien, si se regulara el uso de aeronaves oficiales como pide Vox, "se establecería una distancia mínima de 250 kilómetros por debajo de la cual el traslado del alto cargo no podrá hacerse en avión, salvo imperiosa necesidad debidamente justificada". Es decir, que esta nueva normativa impediría que Sánchez o cualquier otro cargo hicieran en el futuro más viajes Madrid-Salamanca en avión.

 

Además, en esa norma Vox querría que se incluyera la obligación de, en caso de vuelos calificados como imprescindibles, se acompañara su uso con el dato público del coste del mismo; en el caso de ser un vuelo que no se considerara clasificado, habría que informar del pasaje que lleve y la identidad de los pasajeros. Por último, pide la elaboración de un mecanismo de cobros y reintegros para cualquier alto cargo que se demuestre que ha hecho un uso particular y ajeno a sus funciones de alguna de las aeronaves oficiales.