El vetusto tren de la línea Salamanca-Valladolid, en el punto de mira de Fomento para una futura 'jubilación'

El viejo TRD 594 que sigue haciendo el viaje Salamanca-Valladolid-Palencia. Foto: F. Oliva

El ministerio prepara una importante inversión para renovar la flota de trenes regionales y de cercanías y 'jubilar' los más veteranos, como el TRD 594 que data de 1997.

El Gobierno parece dispuesto, al fin, a plantearse una sustitución del veterano tren que hace la conexión Salamanca-Valladolid, que usan miles de personas a diario y que se presta con un vetusto modelo con más de 20 años a sus espaldas y un amplio historial de problemas. El Ministerio de Fomento parece decidido a renovar los equipos rodantes que hacen los servicios regionales y de cercanías. Para ello, se abrirá un proceso para renovar la flota con la compra de trenes para estos servicios, de los que el ministro ha prometido ya 230 para Madrid, Valencia y Cantabria.

 

El concurso podría producirse en marzo y abarcaría los trenes más veteranos. Y entre ellos está el que hace el servicio Salamanca-Valladolid. Hay 23 de estas unidades rodando desde 1997 y hace tiempo que hay protestas y solicitudes de todo tipo para que sean sustituidos. La última fue del diputado socialista David Serrada, que pidió al Gobierno que explicara cuáles eran sus planes de renovación y mejora para las conexiones ferroviarias desde Salamanca. La respuesta no fue muy positiva, aunque desde entonces han cambiado algunas cosas como la declaracion de servicio público del servicio Salamanca-Madrid, a la espera de que se concreten los nuevos precios.

 

En su día, el Gobierno manifestó que "no tiene previsto, ni contempla, sustituir los trenes diesel del servicio de Media Distancia que unen Salamanca con Palencia y Valladolid por trenes eléctricos aprovechando la nueva electrificación de la línea". Esto supone que la conexión con Valladolid se seguirá haciendo por ahora con los viejos TRD 594, una serie de trenes que data de 1997 y que siguen circulando por la línea regional Salamanca-Valladolid-Palencia, incluso, en sus versiones más antiguas y desfasadas. Es el mismo tren que aparece en la imagen de esta información, aunque hay versiones modernizadas.

 

La serie 594 tiene una larga historia con Salamanca, y no siempre feliz. Un contrato estatal dotó de un buen número de unidades para las líneas regionales y pronto empezaron a dar problemas allí donde se implantaron. En el caso de la conexión Salamanca-Valladolid, fueron muchos los incidentes: incendios, viajes sin calefacción o sin aire acondicionado, fallos en los frenos... Que se traducían en constantes retrasos y un mal servicio. A pesar de que fueron sometidos a modificacoines, no dejaron de dar problemas. Tras las protestas vecionales, fueron retirados en 2010, pero Renfe los recuperó en 2013 para esta misma conexión.

 

El viaje en estos trenes dura cerca de hora y veinte minutos, sus prestaciones son escasas, llegan sólo dos vagones y las muchas paradas hacen que se demore en exceso; en ocasiones siguen dando problemas con la climatización. Se reconocen por el fuelle negro del frontal de los más antiguos, todavía en servicio, o una carcasa algo más estilizada en los modificados.