El Valencia estrena la Laliga con un triunfo fiel a las señas de Bordalás
Cyl dots mini

El Valencia estrena la Laliga con un triunfo fiel a las señas de Bordalás

El conjunto 'che' sufre con uno menos, pero derrota al Getafe gracias a un penalti de Soler y a las paradas del joven Mamardashvili.

El Valencia comenzó la Liga Santander 2021/22 con una victoria por la mínima (1-0) ante el Getafe en el partido inaugural de la competición, disputado este viernes en el estadio de Mestalla, y donde el resultado estuvo condicionado por el frenético inicio de un duelo con dos expulsiones y un solitario gol de penalti.

 

El conjunto de José Bordalás, que debutaba de forma oficial en el banquillo del Valencia, lo hizo con un triunfo con su sello. Eficacia en el campo contrario y máximo esfuerzo defensivo. La fórmula dio resultado en su debut, precisamente ante el Getafe, equipo al que ha dirigido en los últimos cinco años. Un partido especial al que no le faltó tensión.

 

El Valencia se quedó con diez a los tres minutos cuando Hugo Guillamón, a los 60 segundos, realizó una dura entrada a Maksimovic. El árbitro Gil Manzano decidió acudir al VAR y no dudó en expulsar al joven central del equipo 'che'. La presunta ventaja para los azulones se acabó convirtiendo en el mejor argumento para los de casa.
 

A los 11 minutos, con el Valencia crecido y muy rápido por bandas, llegó el 1-0 en un penalti de Djené sobre Cheryshev. El '10' valencianista Carlos Soler, reciente subcampeón olímpico en Tokio, no falló desde el punto fatídico y puso en ventaja a los suyos, que -a partir de ahí- perdieron energía en favor de su rival.
 

Maksimovic probó fortuna en la segunda mitad con un disparo alto, le siguió Arambarri con dos opciones, una de ellas acabó en el palo a diez minutos para el final, y acto seguido el joven Hugo Duro tiró ajustado pero se topó con la mano del debutante Mamardashvili, que estuvo especialmente acertado durante todo el envite y -sobre todo- en una mano milagrosa del georgiano en una disparo a bocajarro de Macías en el tiempo de descuento.
 

Los de Míchel -que regresaba al banquillo azulón una década después-, no estuvieron finos en los metros finales porque el segundo tiempo fue absolutamente suyo, incluso cuando se igualaron las fuerzas con la segunda tarjeta amarilla de Cababo, que dejaba a ambos equipos con diez jugadores a 15 minutos para el final. Dio igual, el Getafe buscó el gol también con Vitolo, que mostró mucha chispa por la derecha, pero nada de nada.
 

El Valencia resistió a todos los ataques del conjunto madrileño y selló tres puntos motivantes que suponen un trabajado y sufrido, pero también satisfactorio comienzo para Bordalás y sus pupilos. Además de acabar con el Getafe en Liga en su propio estadio, algo que llevaba siete años sin producirse.