El TSJCyL confirma la condena de cárcel para el acusado de abusar de su sobrina en Espino de la Orbada
Cyl dots mini

El TSJCyL confirma la condena de cárcel para el acusado de abusar de su sobrina en Espino de la Orbada

A. G. M. de 67 años, se sentó en el banquillo de acusados de la Audiencia Provincial de Salamanca el pasado12 de noviembre tras ser acusado por su sobrina, N.H., por presuntos abusos sexuales cuando tenía sólo 7 años. 

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y león (TSJCyL) ha ratificado la condena de cárcel de tres años y cuatro meses para el acusado (A.G.C.) de abusos sexuales y exhibicionismo de una de sus sobrinas en la localidad salmantina de Espino de la Orbada.

 

Así lo ha dictaminado el propio TSJCyL después de desestimar el recurso de apelación interpuesto por la representación procesal contra la sentencia de fecha 26 de diciembre de 2.018, dictada por la Audiencia provincial de Salamanca, "debemos confirmar y confirmamos íntegramente la misma, con expresa imposición al recurrente de las costas causadas en la presente instancia".

 

No hay que olvidar que A. G. M. de 67 años, se sentó en el banquillo de acusados de la Audiencia Provincial de Salamanca el pasado12 de noviembre tras ser acusado por su sobrina, N.H., por presuntos abusos sexuales cuando tenía tan sólo siete años. La mujer de éste es hermana del padre de la joven. 

 

Cabe recordar y tal y como 'reza' en la denuncia, el acusado se aprovechó de la relación familiar para realizar los hechos de los que se le acusa en un domicilio situado en la calle Los Artistas de la citada localidad. Hechos que, según ha relatado la presunta víctima, se repetían en periodos vacacionales y fines de semana, días en los que la menor se encontraba en la vivienda de su tía, quien se hacía cargo de la menor cuando su abuela falleció, "antes siempre vivía donde mi abuela, aunque también visitaba asiduamente la casa de mis tíos".

 

El acusado aseguró que "nunca" abusó de su sobrina ni "tampoco" se masturbó delante de ella y sus amigas... "es todo mentira, mentira y mentira", ha asegurado con rotundidad. El hombre no acaba de entender el porqué de las acusaciones y está completamente convencido de que su sobrina lo ha hecho "por hacer mal a la familia".

 

Por su parte, la víctima que compareció en el juicio ante un biombo que le separaba del resto de los presentes en la sala, aseguró entre sollozos y muchos nervios que los abusos fueron un habitual durante su niñez y ya de adolescente"Se bajaba la cremallera, se masturbaba el miembro y eyacualaba, a los siete años me llevó al garaje, puso mi mano en su pene y yo me quiedé en shock, él siguió masturbándose hasta que eyaculó", después, ha segurado que todo eso "me hacía sentir mal, sucia".

 

Posteriormente, desde los años 2002 hasta 2012 en el citado domicilio de Espino de la Orbada, el acusado realizó en múltiples ocasiones tocamientos por encima de la ropa a la niña. También cuando se encontraba en el salón y utilizando las faldillas de la mesa para taparse, cogía la mano de su sobrina y la frotaba sobre su pene hasta eyacular.