El tridente ofensivo del Barcelona le lleva a cosechar una nueva victoria

El FC Barcelona no falló en Mallorca pese a las bajas de Puyol, Xavi, Alves y Valdés, y se impuso por 0-3 en el Iberostar Estadi, un resultado que le permite ser más líder y mantener las distancias con el Real Madrid.
EFE

Los goles azulgranas llevaron la firma de su tridente formado por Messi, Villa y Pedro y, sobre todo, el tanto del argentino en la primera parte fue decisivo, ya que hasta ese momento (min. 38), el Mallorca controlaba perfectamente el partido. El tanto del 10 azulgrana llegó tras una obra de arte creada entre él y Keita, en un balón del maliense por encima de la defensa al más puro estilo Michael Laudrup
Con su gol, Messi encabeza en solitario la lista de goleadores, mientras que Villa ya suma 17, superando a lo que hizo Zlatan Ibrahimovic la pasada temporada.

El conjunto azulgrana quiso ejercer de líder de la Liga desde el inicio del partido, sin preocuparse de las bajas en sus filas –jugaron de inicio Adriano, Keita y Maxwell, con Abidal en el sitio de Puyol– con la intención de imponer su autoridad, siempre monopolizando el balón, en todas las zonas del campo. Pero se encontró con un Mallorca valiente y muy bien plantado sobre el césped.

La prueba más evidente de los problemas que tuvo el Barça fue la escasa producción ofensiva de su tridente de oro, Messi, Villa y Pedro, ya que el primer aviso serio a la portería defendida por el israelí Dudú Aouate no llegó hasta el minuto 30, con un disparo alto de Messi, que encaró la portería balear libre de marcaje.

El fallo de la Pulga supuso un punto de inflexión en el partido. El Mallorca empezó a pagar el notable esfuerzo físico desplegado hasta entonces y sus marcajes ya no fueron tan eficaces.

El Mallorca le puso músculo y garra a las acciones en la segunda parte como única manera de equilibrar el marcador, pero el Barça ya se parecía mucho al de siempre, es decir, dueño del balón, apretando en la salida del rival y con grandes espacios para matar el partido.