El Tribunal Supremo da una semana más de vida al toque de queda a las 20.00 de Castilla y León
Cyl dots mini

El Tribunal Supremo da una semana más de vida al toque de queda a las 20.00 de Castilla y León

Calles vacías por el toque de queda.

El alto tribunal retrasa una semana su decisión a pesar de que tenía hasta hoy para resolver.

El Tribunal Supremo ha decidido posponer su decisión sobre el toque de queda adelantado de Castilla y León y le da una semana más de vida a la medida que supone la prohibición de circular por la calle a partir de las 20.00 horas, vigente únicamente en la comunidad. De este modo, la medida cumplirá un mes ya que entró en vigor el pasado 16 de enero.

 

El Supremo se reunía hoy para decidir sobre este tema, pero finalmente lo ha dejado sobre la mesa. De hecho, no había seguridad total sobre si se afrontaría el asunto porque no figuraba de manera específica en el orden del día. No obstante, tenía que tratarlo y la duda es si no debería haber tomado una decisión: hoy acaban los cinco días de plazo que tenía para pronunciarse. El alto tribunal, por contra, ha decidido dejarlo para su reunión del martes que viene, 16 de febrero, al terminar su reunión de la jornada sin haber tomado una decisión.

 

La Junta decretó el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas el 15 de enero. Fue el propio presidente, Alfonso Fernández Mañueco, quien anunció la medida ante el aumento desenfrenado de los contagios, en plena escalada tras las reuniones soicales y la movilidad de las fechas navideñas, en las que los datos epidemiológicos eran favorables y para las que se relajaron las medidas. Además del toque de queda, se aprobaron sendos decretos separados junto a la limitación a cuatro personas para reuniones tanto en el ámbito público como privado; el cierre perimetral de las provincias; y la limitación a 25 personas de aforo en templos.

 

Al día siguiente de su entrada en vigor, el Gobierno anunciaba un recurso contra la medida a pesar de que el mismo sábado de su efectividad el entonces ministro de Sanidad abrió la puerta a negociar cambios en el decreto de estado de alarma que ampara la medida. Sin embargo, durante las semanas posteriores el Gobierno se negó a adelantar el toque de queda a pesar de las peticiones de las comunidades en el consejo interterritorial.

 

La Junta entregó sus alegaciones el pasado miércoles tras apurar los diez días de plazo que tenía para hacerlo desde el 19 de enero, cuando se abrió la pieza en el Supremo. Ahora el alto tribunal pospone la decisión por encima de los cinco días que tenía para contestar.