Actualizado 19:58 CET Versión escritorio
Salamanca

El tren Salamanca-Valladolid se avería 17 veces en un año... pero Renfe no piensa cambiarlo

COMUNICACIONES

Los TRD sufrieron más de una avería al mes durante 2017, pero se consideran los más adecuados para la demanda de pasajeros.

Publicado el 08.03.2018

Llevan más de 20 años sobre los raíles, y nunca han dejado de dar problemas, pero los TRD 594 que hacen la conexión Salamanca-Valladolid-Palencia no tienen en el horizonte una jubilación. Eso, a pesar de que durante el año pasado siguieron dando averías, pero la reducida demanda de viajeros animan a Adif y Renfe a seguir utilizándolos.

 

Así se desprende de una respuesta parlamentaria que confirma que la conexión Salamanca-Valladolid se queda, por ahora, fuera de los planes de Fomento para renovar la flota. En una contestación a pregunta en el Congreso del diputado salmantino David Serrada, durante 2017 este tren sufrió 17 averías que supusieron retrasos superiores a 15 minutos. Eso es más de una avería al mes. No se especifica el tipo de averías y si ha habido más que hayan supuesto retrasos de menos de 15 minutos.

 

A pesar de estas averías, que se suman al amplio historial de incidencias que tiene este tren, se seguirán usando en diez corredores de todo el país, entre ellos, los de Salamanca-Valladolid-Palencia, Valladolid-Puebla de Sanabria y Valladolid-Palencia-León. En estos momentos están operativos 21 de los 23 TRD de la serie 594 que se construyeron y que se pusieron en servicio entre 1997 y 2001; han sido objeto de una actualización hace unos años, pero sus prestaciones son limitadas: 160 km/h de velocidad máxima que no alcanzan más que en contadas ocasiones. El tiempo de viaje entre Salamanca y Valladolid es de 1h20 y su velocidad media no llega a los 80 km/h por las numerosas paradas que hace.

 

 

HISTORIAL DE INCIDENCIAS

 

La serie 594 tiene una larga historia con Salamanca, y no siempre feliz. Un contrato estatal dotó de un buen número de unidades para las líneas regionales y pronto empezaron a dar problemas allí donde se implantaron. En el caso de la conexión Salamanca-Valladolid, fueron muchos los incidentes: incendios, viajes sin calefacción o sin aire acondicionado, fallos en los frenos... Que se traducían en constantes retrasos y un mal servicio. A pesar de que fueron sometidos a modificacoines, no han dejado de dar problemas. Tras las protestas vecionales, fueron retirados en 2010, pero Renfe los recuperó en 2013 para esta misma conexión.

 

El tiempo de duración del viaje en estos trenes es excesivo para la distancia, sus prestaciones son escasas, llegan sólo dos vagones y las muchas paradas hacen que se demore en exceso. Se reconocen por el fuelle negro del frontal de los más antiguos, todavía en servicio, o una carcasa algo más estilizada en los modificados.

 

 

SIN CAMBIO A LA VISTA

 

El ministerio prepara una importante inversión para renovar la flota de trenes regionales y de cercanías y 'jubilar' los más veteranos. Fomento abrirá un proceso para renovar la flota con la compra de trenes para estos servicios, de los que el ministro ha prometido ya 230 para Madrid, Valencia y Cantabria. Sin embargo, los TRD 594, al menos el que hace la conexión Salamanca-Valladolid, no está en los planes. El Gobierno responde que no está prevista su sustitución por considerarlos los más adecuados para este servicio: tienen 124 plazas y la demanda media es de 56 pasajeros.

 

Hace tiempo que hay protestas y solicitudes de todo tipo para que sean sustituidos. La última fue del diputado socialista David Serrada, que pidió al Gobierno que explicara cuáles eran sus planes de renovación y mejora para las conexiones ferroviarias desde Salamanca. La respuesta no fue muy positiva, aunque desde entonces han cambiado algunas cosas como la declaracion de servicio público del servicio Salamanca-Madrid, a la espera de que se concreten los nuevos precios.

COMENTARComentarios