El toque de queda en Castilla y León: sin duración determinada y mientras haya estado de alarma
Cyl dots mini

El toque de queda en Castilla y León: sin duración determinada y mientras haya estado de alarma

Una calle vacía al inicio del toque de queda. Foto: EP

La Junta asume desde hoy la gestión del toque de queda decretado por el Gobierno en el estado de alarma: no tiene fecha fija de finalización.

El toque de queda se mantendrá en Castilla y León sin fecha fija porque no tiene una duración determinada, con lo que la medida, ligada indisolublemente al decreto de estado de alarma, seguirá vigente mientras la Junta no diga lo contrario. Este día 9 de noviembre era, a priori, el plazo límite de vigencia del toque de queda, pero la realidad es que la medida estará vigente de manera indeterminada. 

 

La explicación es su vínculo al estado de alarma actual. Anunciado y aprobado el día 25 de octubre por el Gobierno, en el decreto se incluían las dos medidas: estado de alarma y toque de queda, el primero necesario para sustentar legalmente el segundo. La orden de la Junta para su toque de queda fijaba una duración de 15 días, con lo que este día 9 de noviembre habría decaído. Sin embargo, esa orden fue anulada por la justicia y el actual toque de queda se basa legalmente en el decreto de estado de alarma, que se aprobó sin duración determinada.

 

Se estableció que a partir del día 9 de noviembre las comunidades asumieran la gestión del toque de queda, pero este podrá permanecer vigente sin fecha determinada mientras dure el estado de alarma, que ha sido prorrogado hasta el 9 de mayo. Así, a partir de hoy la Junta pasa a decidir sobre el toque de queda, pero ya anunció, por ejemplo, que mantendría su horario de 22.00 a 6.00 horas (se puede hacer en una horquilla de las 23.00 a las 6.00). 

 

Castilla y León tiene claro que "tiene que haber una disminución sostenida" de los datos para levantar el toque de queda implantado el 24 de octubre a las 22.00 horas y que piensa mantener hasta que no haya una mejoría clara. El vicepresidente Francisco Igea ha insistido hace unos días en que mantendrá la medida durante el tiempo suficiente para lograr un cambio de tendencia. La mayoría de Comunidades Autónomas apuesta por prolongar su uso.

Noticias relacionadas