El toque de queda anticipado cumple un mes en Salamanca con pocas multas y comercios y calles más vacías
Cyl dots mini

El toque de queda anticipado cumple un mes en Salamanca con pocas multas y comercios y calles más vacías

Las sanciones por saltarse el toque de queda entre las 20.00 y las 22.00 horas se han reducido a cinco al día entre la provincia y la capital, y son menos que a partir del horario 'nacional'. Sí se ha notado mucho el toque de queda en comercios: hemos ido un 57% menos.

Cuando a principios de enero la Junta de Castilla y León empezó a tomar medidas ante el aumento de casos de coronavirus tras la Navidad, nada hacía presagiar que se volviera a las grandes restricciones. El Gobierno central ya descartaba entonces un nuevo confinamiento domiciliario y en noviembre se había aprobado el 'semáforo' que incluía limitaciones de actividad por fases, además del toque de queda del segundo estado de alarma.

 

Precisamente ese toque de queda ha sido la 'estrella' mediática de las nuevas medidas tras las fechas navideñas. En quince días Castilla y León ha levantado un muro para intentar frenar la tercera ola con el objetivo de "vaciar las calles". A la espera de lo que diga el Supremo el próximo martes, la Junta tiene previsto mantener esta medida y, si se anula, se ajustarán el resto pero no habrá desescalada. En todo caso, ¿qué efectividad ha tenido? Así ha ido en Salamanca.

 

Multas: las mismas

La medida se tomó, en coordinación con otras, para recudir el horario de actividad social y frenar el aumento de contagios. Se ha traducido en un amplio cumplimiento, aunque la primera semana fue de 'tregua'. En Salamanca el número de multas ha sido muy reducido. La Policía Local de Salamanca ha puesto 70 que ya son firmes del 16 al 31 de enero por saltarse el toque de queda de 20.00 a 22.00 horas; por incumplir de las diez de la noche en adelante se han puesto 68 en el mismo período.

 

Los agentes de los cuerpos y fuerzas del Estado han puesto hasta el 7 de febrero en toda la provincia 41 sanciones por toque de queda desde las ocho de la tarde en Salamanca, por las 62 del resto de horarios. La primera semana se hizo una labor más informativa y sólo se pusieron cinco, y de hecho se tardó varios días en mover la cifra. Sólo la primera semana de febrero fueron más las multas por toque de queda de ocho a diez de la noche que las puestas en adelante, en el horario 'nacional'.

 

Movilidad: bajón la semana del estreno, normal después

El toque de queda podía tener un efecto en la movilidad y lo ha tenido, aunque ahí se confiaba en los confinamientos perimetrales para reducir las opciones de movimiento al reducir el horario de actividad. De hecho, el mismo día que se anuncia se aprueban los cierres por provincia. Según los datos que elabora Google a partir de la información de los teléfonos móviles, en septiembre la movilidad había vuelto a sus cifras normales; de hecho, en Salamanca se constata un aumento del tráfico de hasta el 107% en el centro por el regreso al colegio. Durante el mes de diciembre, la movilidad en Castilla y León se reduce entre un 10 y un 13%, pero con el inicio de enero sube a una reducción del 25% sobre las cifras normales.

 

La situación cambia y a partir del toque de queda anticipado la movilidad se reduce un 31% en la comunidad la misma semana de aprobar la medida, para luego bajar al 27 y el 24% la última semana de enero y la primera de febrero, es decir, los mismos niveles de antes del adelanto de toque de queda en la comunidad: su efecto mayor se limitó a una semana.

 

Actividades: vamos menos al comercio, estaciones y oficinas

El toque de queda estaba pensado para reducir la interacción social, pero se ha notado mucho también en la actividad comercial a pesar de que esta no estaba en los objetivos directos de la medida. Sí se aprecia una importante merma de la movilidad para ir a actividades cotidianas: la Junta pidió "vaciar calles" y reducir nuestra salidas, además de aumentar el teletrabajo. Pero el mayor efecto lo han sufrido los negocios: hemos ido un 54% menos que en un enero normal a comercios y tiendas.

 

Estaciones de transporte (-34%) y lugares de trabajo (-24%) son los otros lugares a los que hemos ido menos este enero. El primero, lógico por la merma en la movilidad; el segundo, producto de la vuelta al teletrabajo. Hemos ido un 22% menos a parques, y la actividad menos afectada ha sido la visita a farmacias y supermercados, sólo reducida un 7%.

 

Efectos limitados

La Junta ha justificado el toque de queda por la rebaja del 9% en la incidencia hasta el 4 de febrero desde que se puso en marcha la medida y el freno a su crecimiento, pero no ha sido igual en todos los sitios. Según explicó el presidente de la Junta la incidencia había caído un 9% desde el 16 de enero y la tasa de incidencia ha pasado de crecer un 147% a bajar un 11%.

 

Antes se produjeron miles de contagios y se han llenado los hospitales que no se han podido evitar con esta medida: su vigencia llegó después que las fechas de los primeros contagios y su incubación. Es de común acuerdo entre los expertos que los contagios de esta tercera ola se han producido en las reuniones familiares y sociales de la pasada Navidad y de hecho su efecto más potente se notó coincidiendo con un decalaje que coincide con el período de incubación conocido y aparición de primeros síntomas, que abarca de 7 a 14 días después del contacto.