El 'tira y afloja' entre PP y Cs por la Junta mantiene el Ayuntamiento sin pistas sobre la alcaldía a una semana vista
Cyl dots mini

El 'tira y afloja' entre PP y Cs por la Junta mantiene el Ayuntamiento sin pistas sobre la alcaldía a una semana vista

Fernando Castaño, Juan José González, Ana Suárez y María Mayoral, el nuevo grupo municipal de Ciudadanos.

Los partidos tendrán solo una semana para negociar la investidura del próximo sábado, 15 de junio, cuando se tiene que elegir alcalde.

Carlos García Carbayo o José Luis Mateos... sin descartar a Ana Suárez. Esto es todo lo que se sabe a ciencia cierta sobre la identidad del próximo alcalde de Salamanca cuando falta una semana exacta para la investidura de quien quiera que vaya a ocupar el cargo. Desde que el día 26 de mayo se abrieron las urnas, las dos semanas transcurridas no han permitido avanzar nada en la consabida negociación para pactar alcaldía y, esta vez, también el Gobierno municipal. La culpa, de las negociaciones por la Junta.

 

PP y Cs empezaron el miércoles su ronda de contactos y, tras una reunión calificada como satisfactoria, el acuerdo parecía viento en popa. Más todavía cuando el negociador de Cs confirmó que no pensaban hablar con el candidato socialista, Luis Tudanca, salvo que las cosas no salieran bien con el del PP, Alfonso Fernández Mañueco. Pero al día siguiente el presidenciable 'naranja', Francisco Igea, salió a matizar posiciones y a plantear las primeras exigencias, y la negociación ha pasado a un plano más discreto. Eso afectará a las posturas en muchos ayuntamientos, también en el de Salamanca.

 

A día de hoy, el grupo municipal de Cs en el consistorio ya sabe que la penúltima semana de plaza ha pasado sin movimiento alguno. Y que no será, como pronto, hasta el lunes que se pueda celebrar una primera reunión. Será ya contrarreloj porque el miércoles 12 de junio es festivo en Salamanca y la constitución de los ayuntamientos está fijada para el día 15 de junio, sábado. Las primeras reuniones tenían que haber sido este jueves o viernes, pero oficialmente no se han producido.

 

Por ahora, el único avance es un informe en el que el grupo municipal analiza las dos opciones, PP o PSOE, y que ha sido remitido a los órganos directivos; no hay manifestación oficial sobre el sentido del informe. No ha habido contactos, más allá de llamadas de teléfono que han cesado y de encuentros fugaces en los pasillos donde cada vez es más difícil saber qué cara poner. En todo caso, sí se puede decir que Cs en el ayuntamiento no contempla otra cosa que no sea reunirse, al menos, con las dos opciones: nada de vetar al PSOE.

 

Así que a día de hoy están abiertos todos los escenarios. Apoyar a García Carbayo, candidato del PP, como manda el partido, que ha designado a los populares socios prioritarios; respaldar a Mateos, candiato del PSOE, que es lo que parecía que iba a hacer Igea en Castilla y León; y hasta plantear la alcaldía para Ana Suárez, aunque esto parece más remoto. Lo único claro es que Cs quiere entrar en el equipo de Gobierno, que lo hará con concejalías delegadas (hasta cuatro, una por concejal) y puede que con un puesto de teniente de alcalde para Suárez.