El testimonio de una salmantina de 20 años: "Hasta que no te rapas no sabes que tienes cáncer"
Cyl dots mini

El testimonio de una salmantina de 20 años: "Hasta que no te rapas no sabes que tienes cáncer"

Ana Rodríguez, afectada por el cáncer

La salmantina Ana Rodríguez, de 20 años, cuenta su batalla contra el linfoma de Hodgkin en el Día Mundial Contra en Cáncer. 

La vida de la salmantina Ana Rodríguez Criado cambió un día cualquiera de abril de 2018 acompañada de un bulto en su cuello. Pero no fue hasta 2019 cuando se le puso nombre y apellidos a una de las enfermedades más temidas por la población. "Tenía linfoma de Hogdkin, cáncer, y estaba en estadio A3", fueron las duras palabras que el Servicio de Hematología tenía preparadas para esta joven de apenas 18 años. 

 

La enfermedad de Hodgkin es un tipo de linfoma, un cáncer que se origina en los glóbulos blancos, llamados linfocitos. Estos tipos de linfomas son diferentes en cuanto a cómo se comportan, se propagan y responden al tratamiento, de modo que es importante diferenciarlos. "Todo cobró sentido con la biopsia". Es la única manera que tienen de conocer si lo que albergas en tu cuerpo es un cáncer u otra cosa. 

 

A esta joven, con ahora 20 años, no le preocupó en exceso la malformación que le apareció en la parte baja del cuello. Para ella era un bulto insignificante, pero cuando empezó a crecer y crecer "me fui a mi médico de cabecera, me dijo que podía ser de la mononucleosis que había sufrido. Pasó el tiempo y me encontré más bultos y me volvieron a decir lo mismo hasta que me mandaron al otorrino, ahí me dieron unas pastillas con corticoides", relata

 

Pero los problemas no acabaron ahí, más tarde "apareció otro en el lado derecho del cuello, mucho más grande y adherido a la piel. Ahí me cogió otro médico y se asustó. Han tardado más de siete meses en vérmelo. Si esto se hubiera evaluado en el primer bulto... con una o dos sesiones de quimioterapia habría acabado, pero por esperar se me extendió el cáncer hasta la altura de las canderas", lamenta con la voz entrecortada. 

 

 

Con dieciocho recién cumplidos y atacada por la incertidumbre cuenta que su primera sensación fue la de estar en una "burbuja", junto a su inseparable madre, "escuchaba y escuchaba lo que decía el médico", no perdía detalle, "pero la noticia no iba conmigo, yo pensaba que iba a salir por la puerta de la consulta y eso se iba a quedar ahí, no podía ser", añade mientras recuerda que su madre no podía articular palabra. 

 

Cree que "hasta que no te rapas no sabes que tienes cáncer". Es uno de los momentos más duros de todo el proceso. Seis meses de quimioterapia, "el primer día fue un shock, tenía dudas, ¿y si no funcionaba el tratamiento?, yo quería saberlo todo, desde lo que me estaban metiendo con la medicación hasta todos los síntomas que iba a tener". 

 

Sorprendentemente "mi cuerpo respondió súper bien. No tuve síntomas, me pude dar todas las sesiones". Algo que le ayudó a seguir llevando una vida normal, "iba a clase con pañuelo o peluca, salía con mis amigos... pensé que me partiría la vida a la mitad, pero no fue así", recalca dejando atrás dos años de estoica recuperación, "mi última revisión fue el pasado lunes, de momento, todo bien". 

 

A escasos minutos de ir a su entrenamiento para opositar a la Guardia Civil, Ana quiere dejar claro que del cáncer se sale, "nunca he querido que me miraran con cara de pena ni que me vieran por la calle y dijeran 'pobrecita', he tenido cáncer pero sigo siendo válida para muchas cosas y así lo he demostrado".

 

Recomienda a todos los afectados por esta enfermedad acudir a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), "pensé que ahí sólo se va cuando ya no puedes más, pero me equivoqué. Llega un momento en el que ves que tú familia también está mal. Podemos recurrir a una ayuda externa, no hay que esperar, no tenemos que poder con todo, hay que sacar fuerzas e ir hasta el final", porque cuando crees que ya no puedes más, "todavía se puede un poco más". Por ello, solo tiene palabras de agradecimiento hacia su psicóloga, Sylvia, porque "sin ella no hubiese logrado todo lo que he hecho hasta ahora y todo lo que he conseguido hasta hoy".

Noticias relacionadas