El testimonio de Irene afectada por cáncer de mama: "No es tan fiero el león como lo pintan"

Irene Fernández Sánchez es una de las muchas mujeres afectadas por cáncer de mama en Salamanca. En el Día Mundial cuenta su historia de superación.

Irene Fernández Sánchez afectada por cáncer de mama (Foto: T. Navarro)

No importa de dónde eres, cuál fue tu colegio o cómo creciste: Una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama, según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC); una mujer que podría ser vecina, compañera de trabajo, cuñada, amiga, madre o hermana.

 

Acabas de salir de la consulta del médico con el diagnóstico de cáncer de mama tras hacerte una ecografía rutinaria. Aquel bultito que te notaste hace un tiempo se ha convertido en la peor de tus pesadillas. No estás sola. 

 

Irene Fernández Sánchez es una de las muchas mujeres afectadas en Salamanca, se ecuentra superando un cáncer de mama y nos cuenta su historia de superación. Tiene 49 años, quedamos en un lugar para ella ya habitual, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Nos recibe con una sonrisa de 'oreja a oreja'. Arranca la charla, de lejos, se ve su fortaleza. 

 

El pasado mes de noviembre le diagnosticaron un tumor, "fue el día 17, lo recuerdo como si fuera ahora mismo, fui a una revisión rutinaria y desde entonces salí con el kit completo. Me hicieron una mamografía y a los siete días me dijeron que me pasara por el hospital para hacerme otro tipo de pruebas", la cosa se complicó, aun así, asegura estar "feliz y agradecida al sistema nacional de salud, funciona muy bien, sobre todo oncología". 

 

Sin duda, un momento horrible. "Llegas y te lo dicen, oyes hablar de la palabra cáncer pero no la interiorizas. Es una palabra muy grande, pero cuando te lo comunican se te cae el mundo encima". 'El jarro de agua fría' lo recibió de la mano de su marido, "siempre ha estado a mi lado". Aunque fuerte, "lo encajé con la mayor normalidad que se pueden asumir este tipo de cosas".

 

Aconseja no "meterse en una espiral... gran parte es lo que tú pones, a mí me cogió en un buen momento, estaba muy fuerte". Esa fortaleza se la transmitió su hijo, "no podía permitirme el lujo de que me viera de determinadas maneras, tenía que estar con él". Primero fue la operación, después llegaron doce sesiones de quimioterapia y veinte de radioterapia, "terminé el pasado 28 de junio", dice aliviada. 

 

 

Nunca ha tenido que ingresar, "los ciclos han ido a la perfección exceptuando los dos últimos. Me los daba los lunes y a las 72 horas es cuando empiezas a encontrarte peor. No he tenido síntomas de vómitos ni mareos, pero arrastras un cansancio extremo. Luego todo esto se ha ido y ahora me encuentro muy bien", setencia feliz. 

 

Lanza un mesaje de esperanza a todas las mujeres que atraviesan por un momento así. "Siempre he llevado una vida normal, nunca dejé de ir a mi puesto de trabajo. Mi norma desde el principio fue la normalidad, lo he ido encajando, si había días que me encontraba mal, me tomaba una pastilla y seguía". 

 

También intentó normalizar en casa, "exceptuando que mi hijo veía una calva todos los días". Tal y como se puede ver en estas imágenes, Irene está recuperada y su pelo ha crecido a la par que sus pestañas y cejas. "Nunca he querido llevar pañuelo, de hecho, me corté el pelo antes de que se me cayera... es muy fuerte verte así, más aun, cuando siempre he estado acostumbrada a llevar melena larga. Las pelucas no iban conmigo, decidí invertir ese dinero en vacaciones. "El ser humano es demasiado tonto. Lo primero que pregunté fue: ¿Se me va a caer el pelo?... luego te das cuenta que es lo de menos". 

 

Incide en la investigación... "es lo más importante". Los tratamientos son "cada vez más avanzados, no es tan fiero el léon como lo pintan... si tú no quieres que lo sea". Recomienda hacer deporte y una buena alimentación, "es lo mejor, te liberas de todo lo que entra dentro, se quema y tu mente está más activa, se ven las cosas de otra manera". 

 

Finalmente, Sánchez ha querido agradecer a sus seres queridos y a todos aquellos que la han rodeado durante el tratamiento. "A mi marido, a mis hijo, cuñados, hermana, sobrina, amigos... a María mi psicóloga, a la Asociación Española Contra el Cáncer... a gente por la calle que te animaba, cada uno dando muchas cosas". Entre lágrimas llega la palabra 'padres', "ha sido muy duro, pero he intentado mantenerme para que no se sintieran violentos, se habrán hecho muchas preguntas, me he puesto en su piel", el amor siempre gana.

 

 

Este sábado 19 de octubre se celebra el Día Mundial del Cáncer de Mama, una cita que pone de relieve el compromiso de toda la sociedad en la lucha contra esta enfermedad, de la que cada año se diagnostican unos 30.000 nuevos casos en España y que, hoy en día, según datos del Observatorio del Cáncer de la AECC, padecen 132.007 mujeres en todo el país, con una alta incidencia a partir de los 60 años.