El tesorero de la Cámara y presidente de CES pierde el control de su empresa de seguridad por un concurso de acreedores
Cyl dots mini

El tesorero de la Cámara y presidente de CES pierde el control de su empresa de seguridad por un concurso de acreedores

Martín Galeano, tercero por la izquierda, es miembro del Comité Ejecutivo de la Cámara.

José Vicente Martín Galeano es administrador y socio único de Provisa. Tiene intervenidas las facultades de administración al tiempo que mantiene cargo en la institución cameral y en la patronal paralela

El tesorero de la Cámara de Comercio y presidente de la organización empresarial Confederación Empresarios de Salamanca (CES) ejerce desde hace unos días sus cargos mientras un juzgado de Salamanca ha intervenido una empresa de la que es administrador único tras entrar en concurso de acreedores. Esta es la situación en la que se encuentra desde que la autoridad judicial ha decidido judicializar la insolvencia ante de Provisa, la empresa de servicios de seguridad, y ha decretado intervenidas las facultades como gestor de la sociedad de su administrador únido, a la espera de que se presenten los acreedores para un proceso que, en caso de detectarse mala gestión, puede acabar con la inhabilitación del alto cargo de la Cámara. 

 

El titular de la sociedad, José Vicente Martín Galeano, mantiene sus cargos en la Cámara a pesar de que fue elegido vocal de la misma precisamente en representación de la empresa en concurso; sigue siendo tesorero y, como tal, miembro del comité ejecutivo. También mantiene su presencia en CES, aunque su situación empresarial futura puede poner en entredicho la idoneidad de su representatividad.

 

El pasado 26 de septiembre el Boletín Oficial del Estado publicaba un edicto por el que se dictaba, con fecha 19 de septiembre, el auto de declaración de concurso para la empresa Protección y Vigilancia Salmantina, más conocida como Provisa, que se dedica a la seguridad privada y que es conocida en su sector: fue fundada hace 27 años.

 

Provisa tiene como administrador y socio único a José Vicente Martín Galdeano, que actualmente es tesorero de la Cámara de Comercio y presidente de la autodenominada Confederación Empresarios de Salamanca (CES), la patronal paralela nacida a partir de la escisión de la patronal de comercio Aesco de la confederación de empresarios Confaes, esta última, organización perteneciente a CEOE y Cecale, las patronales representativas de España y Castilla y León, respectivamente. Martín Galdeano accedió a sus puestos con el cambio de directiva en la institución cameral y con la creación de la patronal paralela.

 

 

Situación de insolvencia

 

El auto no especifica el motivo de la declaración de concurso de una empresa con una cifra de negocio de 1,4 millones de euros y que en sus último balances públicos presenta superávit. Sin embargo, la figura del concurso de acreedores se aplica a empresas en situación de insolvencia que no pueden hacer frente a sus deudas, ya sean comerciales, laborales o con las autoridades tributarias y la Seguridad Social. En el mismo edicto se declaraba la intervención de las facultades de administración y disposición del deudor, es decir, que el tesorero de la cámara y presidente de CES ha perdido el control de su empresa al entrar en concurso de acreedores.

 

El concurso está solo en sus primeras fases, ya que se ha procedido a nombrar administrador concursal designado para controlar la sociedad y a convocar a posibles acreedores para que comuniquen los créditos sin cobrar que la sociedad de Martín Galeano mantenga, para lo cual tienen un mes de plazo. Más adelante la autoridad mercantil tendrá que determinar si se firma un convenio para que la sociedad continúe su actividad o si, por el contrario, se decide la liquidación.

 

En una de las últimas fases del proceso concursal se procederá a la declaración del tipo de concurso y sus responsabilidades. Esta fase se reserva para los casos más adversos, en los que las deudas de una empresa fueran tan grandes que obligaran a una gran quita por parte de los acreedores, o si se firma un convenio y no se cumple... En los casos más extremos, cuando hubiera existido un dolo en la gestión, se puede declarar concurso culpable. Este tipo de declaración suele acabar con la inhabilitación para administrar bienes del cargo que hubiera llevado la sociedad a la situación de concurso.

 

 

Cargos en la Cámara

 

La situación de insolvencia aparejada a un concurso de acreedores no comporta, según el reglamento de la Cámara de Comercio, motivo para que se revoque a un plenario de sus cargos. Entre las funciones del tesorero de la Cámara están "conservar y custodiar los fondos de la Cámara", firmar "propuestas de pagos y cobros" o "autentificar con su firma los talones o propuestas de pago".

 

Desde Confaes, la patronal salmantina, que tiene representación en el pleno de la Cámara, aseguran que el concurso de acreedores es una figura jurídica en la que se puede ver inmersa cualquier empresa en determinadas circunstancias, y fuentes autorizadas de la patronal se han manifestado "a la espera de la calificación del concurso que deberá hacer el juez y que establecerá el grado de responsabilidad del empresario en la gestión que ha llevado a la empresa al concurso".

 

Las mismas fuentes de Confaes insisten en que "el asunto tiene un matiz marcadamente diferente por los cargos institucionales que ostenta el empresario en cuestión" y creen que al afectado le corresponde "la decisión de cómo proceder para no perjudicar a la instituciones a las que representa".