El sustituto de Mañueco, la gran incógnita de la política local a un año de las elecciones

El PP no ha oficializado aún ni la candidatura del alcalde a la Junta ni el candidato para la alcaldía en 2019. Las especulaciones están servidas.

El nombre del cabeza de lista del PP en el Ayuntamiento de Salamanca para las próximas elecciones municipales es, probablemente, la mayor incógnita por resolver a un año vista de las elecciones que se celebrarán el 26 de mayo de 2019. La identidad del que será el sustituto de Alfonso Fernández Mañueco como candidato a la alcaldía después de ocho años es oficialmente un misterio, lo que da lugar a todo tipo de especulaciones sobre los aspirantes, los planes del propio Mañueco y los movimientos que puedan desencadenarse.

 

A estas alturas, el PP debería estar a punto de anunciar el nombre de sus candidatos a las principales alcaldías, lo que incluye las capitales de provincia. Al menos, así lo anunciaba hace meses, cuando puso en marcha, antes de lo habitual, el proceso para resolver esta cuestión que, por costumbre, suele dejar para fechas más próximas a los comicios. Según todos los indicios, Génova había encargado un informe sobre las principales capitales y las alternativas de que disponía el partido para ir cuadrando las candidaturas. Se supone que ese informe ya está en Madrid con los nombres de los sustituos de Mañueco, pero nada se sabe.

 

Mientras tanto, y tras semanas de especulaciones (que todavía seguirán) parece que no hay muchas cosas claras. Por no estarlo, ni siquiera se sabe qué va a hacer Fernández Mañueco. Se supone que su nombramiento como candidato del PP a la presidencia de la Junta es un mero formalismo: raro sería que, como flamante presidente del partido, alguien viniera a discutirle el derecho. Menos todavía que se puedan celebrar unas primarias para encabezar la lista: esa cuestión ya se dirimió hace más de un año entre Mañueco y Silván. No parece recomendable tensar más la estructuras del partido, aunque el momento de zozobra que vive a nivel nacional podría ayudar.

 

 

Herrera no se va

 

Mañueco parece tener atada su candidatura, pero ¿cuándo cambiará el traje de alcalde por el de candidato? La cuestión no es baladí y la fecha de la mutación ha sufrido algunos contratiempos. El salmantino contaba con que Herrera se hiciera a un lado antes de acabar la legislatura y le permitiera ocupar el primer sillón de la Junta sin pasar por elecciones (algo a lo que Cs no pensaba prestarse); el plan era hacer campaña como presidente, aunque fuera 'de prestado', sabedor de que el ejercicio del gobierno es el mejor trampolín para granjearse una imagen regional.

 

Sin embargo, Herrera ha insistido hasta la saciedad en que se queda hasta el último día... y al final han tenido que creerle. Hasta hace sólo unas semanas, los 'mañuequistas' contaban con que el eterno presidente se hiciera a un lado pero han acabado por convencerse, ellos también, de que no ib a ser así. Ahora el plan es otro. Se resume en esperar a la vuelta del verano o el comienzo de 2019 para, ya nombrado candidato (y como hizo en su día como consejero para presentarse a la alcaldía), dejar su sillón de la Plaza Mayor y dedicarse a la campaña.

 

En su lugar, dejaría como alcalde al llamado a ocupar el número uno de la lista a las elecciones municipales dentro de un año.... también si Cs le deja, aunque con los presupuestos ya previamente aprobados (hay preacuerdo para los de 2019) sería sencillo encarar unos últimos meses de legislatura con todo el mundo en modo electoral. De paso, el sustituto se haría también una imagen como alcaldable. La pregunta clave: ¿quién o quiénes son los alcaldables?

 

 

Los candidatables

 

La rumorología municipal apunta a dos concejales en ejercicio y a un 'tapado'. Las dos alternativas serían, según todas las especulaciones, Carlos García Carbayo y Julio López. que, por supuesto, no sueltan prenda y están 'a lo que diga el partido'. El primer teniente de alcalde es la verdadera mano derecha de Mañueco y su protagonismo en la gestión municipal es indiscutible; con frecuencia suplanta incluso al todopoderoso portavoz Fernando Rodríguez y es la alternativa a Mañueco en fotos y actos de enjundia. La otra opción es Julio López, uno de los concejales con más experiencia, con una carrera íntegramente política y, además, una de las voces más duras (con permiso de Carbayo) contra el enemigo número uno, Ganemos. Comparten otro papel: de ambos se dice que acompañarán a Mañueco a Valladolid si logra la presidencia de la Junta. Uno en su equipo directo, el otro como consejero de Cultura.

 

Y el 'tapado'. No es otro que Javier Iglesias, que además es quien realmente tiene el poder de la decisión como presidente del partido (con permiso de Mañueco). El exalcalde de Ciudad Rodrigo se ha trasladado a vivir a Salamanca ahora que 'sólo' compagina la Diputación y el Senado. Salvo que decida limitarse al Senado, tiene que ir buscando un consistorio por el que presentarse para seguir en La Salina. En su contra, precisamente este detalle: su cuestionable decisión de presentarse la última vez por el pequeño municipo de Beleña para asegurarse el acta provincial con 69 votos.