El Supremo valida la condena de los raptores de un arquitecto en Salamanca

Imagen del lugar donde el empresario vivía en la capital salmantina (Foto: Archivo)

El Supremo ha impuesto penas que suman 15 años de cárcel a un empresario oriolano y a dos sicarios por un secuestro exprés para obtener las claves de una operación financiera millonaria.

 

El Tribunal Supremo ha validado la sentencia que la Audiencia Provincial de Salamanca impuso el verano pasado con penas de cuatro años y medio a cada uno de los acusados por delitos de detención ilegal, robo con fuerza y una falta de lesiones, como asegura el diario La Verdad en su edición de hoy 28 de abril.

 

La única salvedad es que aumenta la condena de los reos, en prisión preventiva desde agosto del 2013, en tres meses, tal y como recoge el fallo con fecha del pasado día 13 de este abril en respuesta al recurso desestimado de los procesados y el admitido en parte por el perjudicado y su familia.

 

Los hechos sucedieron en junio de 2013, en pleno centro de Salamanca, cuando dos socios de un empresario alicantino se hicieron pasar por fontaneros para asaltar la morada de la víctima, con sus hijas y una empleada de hogar dentro, para reactivar un negocio financiero millonario con activos en Hong Kong.

 

Se llevaron ordenadores y al hombre de 54 años en una furgoneta, le vendaron los ojos y lo amordazaron. Nada más se supo de él hasta un día después tras aparecer sano y salvo en Elche. Un mes después, apresaban en Orihuela Costa al responsable del secuestro exprés de película, un industrial de la zona.